DAVID WAPNER


david
Posted by Picasa

mencionado por:

César Bandin Ron

menciona a:

Leónidas Lamborghini
Franciso Gandolfo
Julio César Bandin Ron
Sebastián Bianchi
Juan Desiderio
Laura Klein
Verónica Viola Fischer

Bio /Biblio

(1958, Buenos Aires) Poeta, dramaturgo, músico, titiritero; publicó los
libros de poemas Bulu-Bulu, Tragacomedias/Sacrificciones y Violenta
Parra, además de numerosos libros para niños, entre ellos El otro
Gardel; Algunos sucesos de la Vida y Obra del mago Juan Chin Pérez, El
águila, Interland, Algunos son animales, Canción decidida, Los Piojemas
del Piojo Peddy y La Estrategia del Sueño. Desde 1998 reside en Israel,
desde donde edita el CorreoExtremaficción
(extremaficcion.zoomblog.com)

Blog:

Mardagobio Blogo
mardablogues.zoomblog.com


Poemas:

1/

EL TEXTO

El rey es adecuado.
Aunque no lo justifico.

El tema
En el borde de la calle, al costado de la salud, se ha negado un
principio elemental. Un hombre no puede pertenecer a nadie, ni siquiera
a sí mismo. ¿Qué hace el hombre? Mira la tormenta y dice ¡ay! ¡ay! ¿Qué
otra cosa puede hacer? El lamento, la danza, la risa. Todo sirve para
evitar la tormenta: alabanzas a la tormenta, diatribas a la tormenta,
reflexiones acerca de la tormenta --ahí están los meteorólogos. Ya nada
duda de nuestra soledad. Salvo, a no ser que. Puedo tener alegrías.
Puedo engendrar palabras que conducirían a sentimientos alegres. Puedo
decir "otros ya han experimentado esto y cosas mucho peores ". Y ya no
están. Puedo decir que el fin del mundo ya sucedió y por lo tanto no es
nada improbable. En diferentes escalas. Desde el cataclismo universal
que experimentaron los dinosaurios hasta la muerte de Teresa en
Cutralcó. En el medio están los holocaustos. Los judíos seguimos siendo
judíos pero a algunos nos han salido plumas, los labios se ven
perturbados por sustancias córneas; algunos hemos logrado volar,
estrellados a veces en el océano, otros, desplazados de un hemisferio a
otro.

El refugio
Los gatos, en tanto, sienten que están en peligro.
No bien encuentran un hueco nuestro, allí se meten.
¿Los perros? Van detrás de los gatos.
La filosofía se hace trizas. Vengan, animales míos, a mis brazos. La
casita de ustedes, qué felices son bajo un techo.
¿Y los pájaros? Los pájaros, ya lo dije, son los dinosaurios.
Escribir como modo de pensar, este invento de la especie, a veces nos es
grato, para qué decir cosas de las que luego nos arrepentimos. La saga
humana, la gran historia multiestilística.
Sin embargo, parece que no. Un enviado me ha dicho que tiene noticias.
Algunas son novedosas; otras, en cambio, son la retahíla de siempre,
aquel concatenamiento de acoconteceres llamado acontecer. ¿La vida es
así? ¿Mi mano cuando se estira te alcanza? ¿Comprendés mi sintaxis?
¿Puedo hablarte sin que me malentiendas? Mi corazón late y, aún así,
llega un segundo después.

El estilo
Ahora que lo pienso bien, aborrezco este estilo. ¡Este estilo que te
habla! ¡Lapicera! ¡Perrito! ¡Gatarín y gatarina! Animalitos míos,
querría decirles que los quiero tanto. El sol, al que persigo desde hace
años, a veces está en un rincón incómodo para mí. El sol, a quien busco
interceptar, se merece un cachetazo. Un bife, decía mi viejo. ¡Biflo y
Bifo son hermanos! A Bifo lo inventó mi papá; a Biflo, yo. Sin embargo,
cuando me surgió Biflo, no pensé en padre alguno.

El recurso
No bufles más, digo a perrito. Perrito me dice que él no bufla, que se
trata de una acusación mía que tengo que probar. Perrito, te digo así
porque imagino que sólo perrito puede buflar. Ahora, si perrito es feliz
porque bufla y bufla, no soy quién para obstruir la buflada. Mal que
bien, yo estoy aquí y nadie me ha dicho lo que yo ahora digo a perrito.
Yo, aquí, mucha honra a perrito. Aunque así no se puede pensar. No es lo
mismo y no es discriminación a perrito. Por mí, que bufle lo que quiera.
Nadie impone (a él) un lenguaje determinado, nadie le dice "decí esto y
esto, que eso y no otra cosa es lo que tenés que decir". Un método que
no falla nunca es decirle "perrito, bufle" y perrito no bufla porque
perrito no obedece.

El efecto
Así, entre otras cosas y entretenimientos, se espera que pase una
tormenta. No hay ciencia que impida elucubrar cosas tan fantásticas e
improbables como estas. Nadie hay tan razonable y si lo hay es
impostura. Nadie sabe a ciencia cierta cuál es la razón de la cosas que
hace. Los actos de nuestra vida son en buena parte mecánicos. Lo
comprobé desde muy joven cuando, en trance de fumo, yo hablaba con mi
padre del modo habitual en que lo hacía todas las noches durante su
cena-almuerzo. En forma simultánea, yo mismo observaba y pensaba en el
diálogo que yo mismo entablaba con mi viejo, que jamás sospechaba
mantener charla con un hijo drogado.

El pudor
Hay textos míos de los que me avergüenzo.
Algunos fragmentos de este podrían ser de aquellos.
No, claro, cuando pido a perrito que bufle; tampoco otros. Es que la
literatura es irreflexiva. Al surrealismo, la reflexión acerca de la
irreflexión lo transformó en algo parecido a la idea que el surrealismo
tuvo de sí: gestos, flexiones. Detesto mis reflexiones. No sé pensar y
eso me pone al margen de otros que sí saben cómo estructurar sus ideas y
expresarlas con soltura y virtud. Hay zonas escritas por mí que no
habría que leer. ¿Y por qué, entonces, el esfuerzo para escribir textos
que, incluso a priori, quiero destruir? ¿Existen justificativos para la
literatura? ¿O se es víctima de una compulsión que hay que justificar de
algún modo?

El deseo
Nada nos hace inmortales, ¿qué tipo de inmortalidad es esta, cuando ya
no estamos? La inmortalidad así entendida, ¿es altruista en extremo o
egocéntrica e insoportable?
Quiero tu trascendencia, perrito. Querría que te veas igual que yo
cuando me veía a mí mientras estaba fumado, pensado y evocado por otros,
mientras vos mismo sos el que no está, víctima de una droga de potencia
absoluta.

Resultado
¡Plena alegría! ¡Mínima felicidad! Escándalo de la sangre, ¿por qué
tanto borbotón? Las manos, cuya función es rascar la cabeza, no tienen
uñas. ¡Muy bien! ¿Qué va a ser de ellos, ahora? ¡Plena alegría, mínima
felicidad!





2/

Barbapungui / Introducción
(En "Perrupagia-Amoguino-Búnfeld", inédito)

(Antes de observar o leerse esta obra, el espectador leerá una
introducción narrada y escrita por el propio dramaturgo, cuyo texto
impreso obtendrá de manos del acomodador o quien lo reemplace, Así está
dispuesto, en forma arbitraria, y por lo tanto no dará resultado si no
se opta por sugerir la lectura en lugar de imponerla sin opción. El
espectador debería interesarse por los asuntos de Barbapungui, está muy
mal hacerse el distraído, a Barbapungui se le va la vida, seguido por
Marvaloca. Barbapungui es capaz de atorarse con un hueso de pollo, pero
Marvaloca lo salvará. Luego, será ella la que muera asfixiada. Esto no
sucederá en la obra, pero ellos están preparados. Los salva un miedo
pampa a la oscuridad, siempre duermen con las luces encendidas. Mal
dormidos andan por la vida, por eso hay que leer la introducción. Es
prosa fresca y nutritiva, pero sólo a temperatura ambiente. No soporta
el calor, tampoco aguanta el frío. La ficción, en teoría, trata de
eludir ambos andarivel; transita a ciegas y casi siempre fracasa. El
resultado es una ficción descompuesta, enferma de sí misma, que cuando
trata de mirar hacia atrás cae en la cuenta que no ha dejado huellas, es
imposible regresar. El relato se desbarranca de continuo, cae en
contradicciones, recapitula y, al fin, se desentiende de toda
consecuencia. Pero allí está, plena ficción, Barbapungui comienza).


¿Qué es el éxtasis? ¿Barbapungui que mira al techo? No puede ser que esa
boca abierta, seca sin una explicación que pueda satisfacer una
curiosidad científica, sea la expresión adecuada de un estado que merece
nuestra admiración y respeto. Pero es posible que pasen los días y
Barbapungui permanezca en esa misma posición. Hasta ahora Marvaloca
intentó alimentarlo con queso blanco, puré de calabaza y banana pisada.
Barbapungui ingiere una mínima parte, por lo tanto es muy posible que se
le proporcione suero endovenoso en algún hospital.

¿Qué es barbaflón? Según Barbapungui camine por la diagonal de una
plaza, o se desplace en bicicleta a contramano del tránsito, barbaflón
no cumple requisito alguno, que no es atribuible a cualquiera de las
acciones descritas. Barbaflón es un sentido no específico de nada,
aunque capaz de poner en conflicto un idioma.

¿Qué es meritable? La capacidad de merecer compasión sostiene a
Barbapungui, le da cuerpo a un alma espesa, le quita de encima un
sombrero y queda al descubierto un pelo crespo pero ralo. Barbapungui se
tensa las orejas con ambas manos, evidencia un manejo de los dedos muy
sutil y por todo eso a veces le dan limosna.

¿Qué es la carpa? En la vida no se ha visto tanta sombra en tan poco
espacio. Un saco de Barbapungui merece una estaca para que el viento no
lo sople; un pantalón se instala sobre un poste; una camisa, en cambio,
servirá de alfombra. Allí cabe uno sólo, no es recomendada como refugio.
El descanso es su función primordial, pero causa tanto trabajo que todos
le huyen.

¿Qué es un pedazo? Unido al entrecejo, suele haber la verruga que hay
que quemar en prevención. Como Barbapungui a cada momento se tapa la
cara con las manos de modo que también oculta la frente, este detalle
casi nunca se ve. Pero su influjo se respira y más de uno se ha vuelto loco.

1

Mal que piensa Barbapungui, es más duro que una piedra. Ayer se lo vio
en el banco de una plaza, ni sentado ni de pie sino a medias, de
rodillas. Esperaba a Marvaloca y como esta no acudió, continuó allí, en
su espera. "Me pasaban unas cosas por la cabeza, eran como unos calores
que me hacían transpirar. Yo quería mirar en dirección de la calesita
pero no la encontraba, era muy raro, todo estaba lleno de vapor.
Barbapungui, dije, me estoy derritiendo, y me toqué la frente y la nuca.
En efecto, estaba mojado, pero entero. Y, sin embargo, no lograba
divisar nada más allá de mi nariz que, por otra parte, ya tampoco veía.
No veía esas cosas, pero veía otras. Nubes, diría. A continuación, me
vino sueño, más bien sentí los ojos pesados. No pude más y me dormí".
Modorra, nada más. Abandono de Marvaloca, transitorio, bostezos por ella:

A ver la cola
a ver la loca
a ver la aorta
de Marvaloca

Sangra, sangra
pongo el paño
Sangra, sangra
por el caño

(Al ver las caras tristes, se comprueba que el efecto obtenido es
contrario al soñado. No hubo escándalo y Barbapungui continua en brumas.
A medida que avanza el día, Barbapungui es envuelto en un cono de
sombra. Esto es natural, porque la noche es inexorable y en este sentido
terminará por tragarse a Barbapungui. Quizá al día siguiente lo
regurgite, lo cual en modo alguno quita dramatismo al fenómeno).


2

Dura reacción del cuidador.
Al ver que los límites por él impuestos son vulnerados por cualquiera,
no sólo renunció a su trabajo -que ejercía desde hacía cinco días- sino
que golpeó con sus puños al último que trasvasó la línea trazada en tiza
que dividía el territorio permitido de aquel cuyo tránsito estaba
vedado. Saldo negativo, entonces, para la gestión de Barbapungui, quien
había sido contratado en calidad de desconocido, lo cual le significaban
enormes ventajas que sin embargo no alcanzaron.
Barbapungui ha estado en la calle por dos jornadas, durante las cuales
no comió ni durmió. Pero ahora ya descansa en casa de Marvaloca.
Marvaloca es ancha de caderas, eso no interesa a Barbapungui. Marvaloca
dice que él no la ha olido aún, que cuando esto suceda Barbapungui no
podrá resistirse a su influjo. Ella dice esto porque no conoce a
Barbapungui. La civilización ejerció en él una suerte de distracción en
la cual lo animal se manifiesta en forma negativa, haciendo de
Barbapungui un bruto. No obstante, es justo felicitar a Marvaloca.
Barbapungui duerme a pata ancha; luego, ella sabrá en qué emplear sus
caderas, sus nalgas, o lo que le venga mejor.

Barbapungui duerme en una noche de calor importante y suda por la nuca.
Podría levantarse en busca de una toalla pero sus instintos le
preservan. No sabe en dónde se halla y cualquier incursión en la
oscuridad podría ser peligrosa.

Mientras tanto, Marvaloca vela por él. Pero no osa secarle la nuca. A
ver si despierta y fuga, confundido y desorientado. Retener a
Barbapungui requiere ciertos trabajos y en ellos está empeñada
Marvaloca. Para más tarde, el plan prevé besar a Barbapungui; por ahora,
es un riesgo que no vale la pena correr. Mientras tanto, ¿qué hacer?
Marvaloca, tan fragante a estas horas. Qué tristeza, Barbapungui.


¡Qué suerte,
Barbapungui!

El corazón,
el perezo
la palabra rara
el peligro rotura
y por la ranura
entra Marvaloca
¿No estará embarazada
o en un estadio intermedio?

Todo es posible
en historias de este porte
capaz que nace un muerto:
esas cosas suceden.


3

Al fin y al cubo, no se diferencia la materia inerte de la activa si se
las observa desde cierta distancia. ¿En qué lugar ponemos a Barbapungui?
¿En dónde se encuentra? ¿Qué señales dejó. Es difícil responder a todo,
supongo que no estamos preparados. Aunque, si le sucede algo, alguien
tendría que mostrar alguna alteración, cierto cambio aparente, un color
que vira a otro. Se supone que el habla de Barbapungui desconcierta, él
dice "cuflo" y "muflo", entre otros vocablos particulares. El no es el
único, por cierto, pero ¿a quién otro es posible oír en estos días?
Barbapungui, en tal sentido, es un dotado. Pruebas ha dado muchas, aún
ahora que se encuentra en trance tan difícil. Mueve a creer que sus
dichos dicen más de lo que expresan, pero es una idea vaga que transita
un terreno que creemos conocer pero desconcierta en más de un tramo.

Barbapungui en su lecho se repone de a poco, es un cuerpo agotado que
consumió recursos en acciones y trabajos de oscuro rendimiento, pero
brutales como todo esfuerzo inútil. ¿Qué celebramos, entonces? ¿Qué nos
está permitido? Quienes mueren olvidan de inmediato. Hasta ahora no se
ha podido comprobar otra cosa.

Cómo decía,
cómo decía.
No se sabe,
no se sabe
Come tu pan
bebe tu leche
indigesta.

4

Bérenstein ha muerto y se burlan de él. Suceso lejano, no se comprende.
Bérenstein suscita cánticos a favor y en contra, aunque son estos
últimos los que han ganado terreno. Bérenstein hubiera sufrido mucho de
haberlos oído, la verdad es que nunca hizo daño a nadie. Es evidente que
se han ensañado con él para cargarle culpas ajenas u otras patrañas más
oscuras. Bérenstein en sí era oscuro, pero eso no lo afecta en cuanto a
su muerte. Nunca se planteó ser inmortal ni nada semejante, sin embargo,
a su pesar y por medios no ortodoxos, esto ahora le sucede. Una
eternidad no deseada lo ha reinstalado. Así parece. Se habla de
Bérenstein en cualquier momento; no hay sitio, por más hostil a la
palabra que fuere, que en potencia pueda impedir una mención a su
nombre. Barbapungui ha tomado nota de ello y está muy impresionado.
Barbapungui, que se asusta de cosas que a nosotros nos parecerían
ridículas, ha recibido con esto un golpe emotivo que puso en riesgo su
salud, sobre todo la cardíaca. No comprende bien qué o quién es
Bérenstein, pero intuye que es algo que va contra natura; esta es la
causa de sus taquicardias cada vez más frecuentes. Marvaloca no puede
ayudarlo en esto como en el resto de sus asuntos. Marvaloca, si bien
parece sana, es sólo apariencia. Se fatiga cuando piensa, lo que sucede
con frecuencia. Ella también padece taquicardia, pero se confunde con la
de Barbapungui, lo cual dificulta cualquier diagnóstico. Todo este mundo
confuso, de límites inciertos, perfiles borrosos y cambiantes, trae a la
larga consecuencias. Pero los entes que residen en él no tiene
responsabilidad en todo esto y se convierten en víctimas, cosa que no
esperaban porque se creían a salvo. Por lo tanto, no es cierto que no
sean responsables, al menos, hasta cierto punto. La desidia se paga,
esto es muy cruel. ¿Qué más querríamos sino una vida dulce? ¿No? ¿Es
falso? Parece que sí. Qué difícil para Barbapungui, sobre todo ahora que
se encuentra inconsciente, tumbado en un lecho que no conoce. Y no es
menos duro para Marvaloca, que busca respuesta en donde es imposible.
Felices o infelices da lo mismo, desde esta óptica se ve así.

5

Se ha visto de qué modo son maltratados los carteles, alguien los
considera responsables de sucesos no deseados. Barbapungui mismo
participó en alguno de estos hechos, aunque aún no tomó debida
conciencia, a causa de que los carteles son en esencia indestructibles y
permanecen a pesar de su destrucción. Sobreviven, se hacen más fuertes y
generan otros nuevos cada vez. Vanas ilusiones para sus detractores,
ideólogos de un pensamiento que propicia su destrucción masiva.
Semejante estupidez, no se dan cuenta de que están hechos de una cepa
diferente a, por ejemplo, Bérenstein. Y no es por desacreditar a
Bérenstein. Es tan sólo que el esfuerzo encaminado a destruir un cartel
es vano, sin futuro. Quizás lo vean así, como un modo de matar el
futuro, para así acabar con el sufrimiento. No está mal, es una línea de
pensamiento interesante. Marvaloca a veces se hace planteos de este
tipo, pero debido a su fatiga mental no llega a conclusiones dignas. En
realidad, el agotado es el mismo pensamiento, que circula débil y vacío.

6

El perro es fuerte, puede caminar horas y no se cansa. Barbapungui, en
cambio, es flojo, su presencia de ánimo disminuye a medida que da cada
paso. Así no llegará en buen estado, si es que llega. En cambio, el
perro lo sigue (¿va en mismo rumbo?, ¿es su acompañante?) No,
Barbapungui no ha podido evitar que un perro se le una. Para la
concepción de Barbapungui, el perro es un accidente que no forma parte
de él; para el perro, en cambio, Barbapungui le pertenece, no hay razón
para pensarlo de otro modo. No sería práctico, tampoco justo. Esta es
una unión de hecho, su devenir ya se verá. Claro que en este trayecto no
hay comida. Barbapungui y tal carencia lo hacen más débil. El perro, que
intenta depender de aquél, en algún momento desaparecerá, en cuanto
decida buscar alimento. Se trata en este sentido de un animal íntegro;
no podemos decir lo mismo de Barbapungui. Ciego de instintos, jamás
atinaría a otra cosa que recibir comida casi en la boca.. Es incapaz de
buscar por sí mismo; en situaciones como la que ahora acontece podría
morir de hambre sin darse cuenta. Eso no le sucede a los perros, aunque
en algunos casos ya se ha dado en las ciudades. Perros domésticos
extraviados o echados de sus hogares, que vagan sin rumbo, tras un
rastro que ni siquiera ellos saben qué significa. Algunos rompen las
bolsas de basura, pero otros no se animan y un día amanecen flacos,
puros huesos, parecidos a la comida que buscan. Una vez un perro
enflaquecido quiso comerse su propia pata. Variante cruel de la neurosis
de la cola, se causó a sí mismo una herida grave y murió.

Barbapungui ignora tales cosas, ¿cómo pudo llegar hasta estos días con
relativa salud, siendo como es?
Mas no echemos tierra sobre Barbapungui; no sería noble, justo ahora que
está en apuros.

Un perro de perfil, estático, parado en mitad del escenario. Tras
algunos segundos de silencio, una combustión espontánea lo consume en
llamas. Extinto el perro, ya cenizas, se oye un ladrido, agudo y optimista.



3/
Esto es lo que queda
(En "Las manos atadas", inédito)


Nota:

no hace mucho tiempo, hablamos de menos de diez horas atrás, había
nacido un impulso elegíaco, que iba amontonando, una sobre otra, una
selección de palabras intensas, con bastante carga de angustia, que se
consumían en una ansiedad por concluir. La sensación de borrachera tuvo
su pico, y luego su crisis, y luego el sueño, la modorra, fueron
haciendo dormir la idea. Esto es lo que queda, yo no se si hago bien en
presentar este despojo:


ojalá que todo

ojalá que toda la parte aquella

ojalá que toda la parte aquella

de sufrimiento que era continuo

ojalá que la parte aquella

ojalá que la parte aquella de sufrimiento continuo

se quede dura

ojalá que se quede dura

la parte aquella

la parte aquella que divide en dos

en cuatro en ocho en dieciséis

que divide el sufrimiento

en treinta y dos y sesenta y cuatro

y lo hace omnipresente

ojalá que la parte aquella

que la electricidad que según parece

es más antigua que el pararrayos

ojalá que la carga eléctrica

de cada partícula de cada una

de cada una de las partes invisibles

del sufrimiento/todopoderoso

ojalá que la luz que de ello surja

ojalá que aquella luz letal

y con Bisso extendiendo sus guantes negros

y con Bisso abrazado una bola incandescente



Nota:

tras el sueño, un sueño que no se define por su carga o falta de ella,
el despertar con un resabio que conviene enjuagar, junto con el resto de
los fermentos que bulleron en la boca, porque es uno más de ellos. La
mente fresca, que en realidad es confusión con aire, comienza de nuevo
una combustión, que no por lenta se detiene. Aquí se puede hablar de
renacimiento, o recomposición de una materia incierta, que reclama,
parece que reclama algo, una herencia, algo, un aire que la relaciona
con el impulso elegíaco que, cómo podemos decirlo sin caer en expresión
vulgar, fue arruinado, o disgregado --ya se entiende--, por el exceso,
o, mejor dicho, por la falta de oído, escasa intuición, para encontrar
el punto en donde la borrachera se encuentra en su apoteosis, momentun
entre ascenso y caída, o impulso y patinada: un aire que llega con
retraso. Está escrito así:


¿dónde está?

¿y dónde está?

¿dónde es que está?

¿dónde, dónde?


¿dónde fue?

¿dónde es que se metió, adónde?

¿Adónde va,

dónde es?

¿dónde es que está?


¿y qué?

¿y qué pasa?

¿y qué es que pasa?

¿y por qué?

¿por qué sucede?

¿por qué fue?

¿por qué?

¿por qué?

¿por qué Bisso quedó manco?

¿y por qué le cortaron la otra?



Nota:

es para agarrarse de los pelos o, al menos, palmearse la frente dos
veces, algún gesto por el estilo. Controlar tales sentimientos equivale
a morderse los labios, rascarse la planta del pie sin moderación,
asfixiarse con aire. Por allí no va el camino. Pero tiene que salir por
alguna parte, el impulso, o lo que fuere, ya está en movimiento: ¿dónde
está el atajo? Qué pregunta, ¡qué pregunta!, está en cualquier parte,
por cualquier parte se sale, en donde sea se hace un agujero.


oh el día en que

el día en que un ave

oh el día en que un ave

o reptil o batracio

desoven en aquel

en aquel desoven que no está

en aquel que no está

en aquel que no supo

no supo conservar su metro cuadrado

en el centro de la banda

de la banda el centro era

era la banda de Bisso

eran cinco de Bisso

cinco dedos eran de Bisso

los otros no eran suyos



érase uno obligado

era uno obligado

a estarse allí de pie

parado en medio de cinco

de pie en fondo blanco

parado en medio de nada

a mitad de nada imaginada

de la imaginación más ciega

de pie sobre un pozo ciego

porque así alguien disponía

así disponía un cierto cerebro

que pensaba pensaba

y el aire huía por los ojos

la boca los oídos

llevándose consigo todo

todo lo posible llevaba

consigo cargaba cargaba consigo

todo lo imaginable

todo lo imaginable llevaba

el aire el aire que huía

y Bisso se abría la camisa

abría ventanas abría las puertas

para respirar abría

ahí, Bisso respiraba



Nota:

hay algo de maldad en la obligación que se le impone a aquel que sólo
tiene habilidad de narrar y se le empuja, se le molesta y ofende para
que "suelte el rollo" y diga y diga como, disculpen, disculpen,
disculpen, como se expulsa una bilis no querida, una saliva verde o los
restos del almuerzo en la encía: luego se ven las consecuencias, así son
los mundos creados, así desgraciadas criaturas;


así oh así

qué lengua es esa

qué lengua era

qué cosas decía

qué decía

qué hablaba esa lengua

qué era esa lengua de negro

qué era esa lengua con guantes

qué decía y qué quería decir

qué cosas quería decir esa lengua

vistos todos desde arriba

todos desde arriba con Bisso

vistos con Bisso al medio

cinco enanos en la pantalla

cinco enanos eran con Bisso

partidos al medio/cinco enanos
* * *

:: commentarios:: 3
At 5 ago. 2007 02:41:00, Anonymous Federico : dijo...

"Los judíos seguimos siendo
judíos pero a algunos nos han salido plumas,El sol, a quien busco interceptar, se merece un cachetazo.Mi corazón late y, aún así, llega un segundo después." Lo que importa es haber leído y tocado interland.http://toda-la-nada.blogspot.com/

 
At 4 may. 2008 22:49:00, Anonymous marion : dijo...

Sr. Wapner, ud es el creador del texto "Discúlpeme Sr Gutman",no? Hace años que lo di en varios cursos de Lengua y Lit. pero al perder la edicion en papel, perdí el texto (dígame Sr Wapner, ud. a mi edad era así tan despelotado como yo?). Si hay alguna direccion de internet que lo tenga, la podría postear? Ese texto hizo las delicias de mis alumnos de 7º y a mí personalmente me fascina.
Gracias, Sr Wapner!

 
At 14 may. 2008 16:31:00, Anonymous David Wapner : dijo...

Mariòn:

sí, en efecto, soy yo. Yo tampoco tengo el ejemplar en papel, pero el cuento lo podés encontrar en Imaginaria (www.imaginaria.com.ar), buscá por el nombre del cuento, o por mi nomnbre, o ambas cosas, ahí está.
Yo era despelotado a tu edad –no se cuál es–, y continúo así a mi edad.
Gracias, Señora Marion,

David

 

Publicar un comentario



::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::: : ::Foro 1::
: ::Foro 2::
: ::Foro 3::
: ::Poesía sonora/visual::
: ::Encuesta::
: ::La poesía y Macri::
: *agenda
: *links
: *prensa
: *avisos
: *concepto
: *contacto
: *créditos
: ºtwitter
: ºfacebook
::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::: : Florencia Abadi
: Florencia Abbate
: Inés Acevedo
: Javier Adúriz
: Diego de Aduriz
: Osvaldo Aguirre
: Roberto Aguirre Molina
: Tomás Aiello
: Fernando Aí­ta
: Carlos J Aldazabal
: Manuel Alemian
: Marina Alessio
: Selva Almada
: Gustavo Álvarez Nuñez
: Ma. Paula Alzugaray
: Lucas Amuchástegui
: Pablo Anadón
: Marí­a Teresa Andruetto
: Héctor Miguel Ángeli
: Elena Anníbali
: Román Antopolsky
: Fernando Araldi
: Mercedes Araujo
: Paula Aramburu
: Marimé Arancet
: Carlos Ardohain
: Germán Arens
: Teresa Arijón
: Martín Armada
: Laura Arnes
: Jimena Arnolfi
: Mario Arteca
: Raúl O. Artola
: Alfia Arredondo Orozco
: Rudy Astudilla
: Jorge Aulicino
: Marita Balla
: César Bandin Ron
: Carlos Barbarito
: Trinidad Baruf
: Sandro Barrella
: Verónica Barrionuevo
: Ignacio Barsaglini
: Carlos Battilana
: Domitila Bedel
: Jacqui Behrend
: Gabriela Bejerman
: Pablo Bellido
: Bárbara Belloc
: Luis Bení­tez
: Timo Berger
: Milena Berlatzky
: Concepción Bertone
: Isabella Bianca
: Sebastián Bianchi
: Salvador Biedma
: Francisco Bitar
: Mariano Blatt
: Osvaldo Bossi
: Nicolás Wekil Braessas
: Jorge Brega
: Alfonsina Brión
: Orlando Van Bredam
: D.J. Buenmozo
: Gerardo Burton
: Daniel Buschi
: Juan Carlos Bustriazo Ortiz
: Luciana Caamaño
: Susana Cabuchi
: Víctor Toty Cáceres
: Gabriel Caldirola
: Laura Calvo
: Fernando Callero
: Nicolas Cambon
: Lilián Cámera
: Silvia Camerotto
: Fernando Caniza
: César Cantoni
: Clara Canzani
: Diego Carballar
: Oscar Cares Leiva
: Patricia Carini
: Martín Carlomagno
: Marcelo Carnero
: Mónica Carozzi
: Germán Carrasco
: Cristian Carrasco
: Gabriela Carrión
: Gustavo Caso Rosendi
: Walter Cassara
: Fernanda Castell
: Florencia Castellano
: Santiago Castellano
: Horacio Castillo (h)
: Soledad Castresana
: Alejandro Castro
: Silvia Castro
: Carolina Castro
: Esteban Castromán
: Susana Cella
: Verónica Cento
: Mariana Chami
: Lord Cheselin
: Martina Cianis
: Javier Cófreces
: Vanina Colagiovanni
: Jorge Consiglio
: Macky Corbalan
: Silvina Costa
: Ricardo Costa
: Juan Alberto Crasci
: Laura Crespi
: Aquiles Cristiani
: Aní­bal Cristobo
: Graciela Cros
: Alejandro Crotto
: Federico Crowe
: Cuqui
: Miguel Culaciati
: Andrés Cursaro
: Marcelo Cutró
: Silvia Dabul
: Franco Dalcomo
: Victoria D`Antonio
: Pamela De Battista
: Juan De Lapala
: Sergio De Matteo
: Tamara Demiryi
: Carlos Descarga
: Juan Desiderio
: Ariel Devincenzo
: Valeria De Vito
: Ana Claudia Díaz
: Marcelo Díaz
: Bruno Di Benedetto
: Celeste Dieguez
: Sofía Di Leonardo
: Selva Dipasquale
: Jorge Dipré
: Ignacio Di Tullio
:
Mariana Docampo
: Nicolás Dominguez Bedini
: Lara Dominguez
: Mercedes Mac Donnell
: Valeria Dubinowski
: Matias Ducart
: Lucí­a Dussaut
: Roberto Echavarren
: Sol Echevarría
: Rodolfo Edwards
: Carlos Martí­n Eguí­a
: Teresa Elizalde
: ná Khar Elliff-ce
: Cecilia Eraso
: Jorge Leónidas Escudero
: Santiago Espel
: Susana Espí­ndola
: Eduardo Espósito
: Francisco Erian
: Carolina Esses
: Dolores Etchecopar
: Norma Etcheverry
: Federico Falco
: Miguel Fernández
: Analía Fernández Fuks
: Paola Ferrari
: Horacio Fiebelkorn
: Estela Figueroa
: Daniela Fiorentino
: Diego A. Fleischer
: Valeria Flores
: Laura Fobbio
: Patricio Foglia
: Javier Foguet
: Jorge Fondebrider
: Facundo Fontela
: Natalia Fortuny
: Gastón Franchini
: Beto Frangi
: Florencia Fragasso
: Gabriela Franco
: Silvana Franzetti
: Daniel Freidemberg
: Romina Freschi
: Javier Galarza
: Damian Galateo
: Bárbara Gallotta
: Ivana Gamarnik
: Francisco Garamona
: María de la Paz Garberoglio
: Griselda Garcí­a
: Esteban Garcí­a
: Juan Fernando Garcí­a
: Marí­a Garcí­a
: Selene Garcí­a
: Franco Gargiulo
: Miguel Gaya
: Marina Gersberg
: Guillermo Giampietro
: Amalia Gieschen
: Gigio
: Dolores Gil
: Iris Gimenez
: Analía Giordanino
: Carlos Godoy
: Cynthia Gómez
: Jonas Gomez
: Santiago Gómez Asensio
: Rubén Gómez
: Mercedes Gómez de la Cruz
: Julia Gonzalez
: Lisandro González
: Sebastián González
: Matí­as González
: Gustavo Gottfried
: Patricio Grinberg
: Irene Gruss
: Alejandro Guerri
: Ricardo Guiamet
: Ana Guillot
: Javier Guipponi
: Rosana Gutiérrez
: Mercedes Halfon
: Sebastian Hernaiz
: Hernan
: Ricardo H Herrera
: Emilio Herrera
: Tomás Horovitz
: Belén Iannuzzi
: Lorena Iglesias
: Valeria Iglesias
: Silvia Iglesias
: Juan Diego Incardona
: Fabián Iriarte
: Carmen Iriondo
: Josefina Irurzun
: Virginia Janza
: Alfredo Jaramillo
: Patricia Jawerbaum
: Paula Jiménez
: Reynaldo Jiménez
: Federico Joaquín
: Carolina Jobbágy
: Alejandro Jorge
: Gerardo Jorge
: Estela Kallay
: Nurit Kasztelan
: Pablo Keyes
: Milagros King
: Ileana Kleinman
: Marina Kohon
: Adriana Kogan
: Rita Kratsman
: Andrés Kurfirst
: Ana Lafferranderie
: Hernán La Greca
: Matías Laje
: Luciano Lamberti
: Luciana Lamothe
: Verónica Laurino
: José Luis Larroca
: Anahí­ Lazzaroni
: Marcelo Leites
: Ana Lema
: Julieta Lerman
: Germán Lerzo
: Rosa Lesca
: Flopa Lestani
: Marí­a Paz Levinson
: Gerardo Lewin
: Andrés Lewin
: Luisa Fernanda Lindo
: Natalia Litvinova
: Santiago Llach
: Ana Llurba
: Laura Lobov
: Mauro Lo Coco
: Olga Lonardi
: Marí­a Eugenia López
: Julián López
: Mariana López
: Hernán Lucas
: Marí­a Lucesole
: Juana Lujan
: Luis Luján
: Liliana Lukin
: Luciano Lutereau
: Vicente Luy
: Karina Macció
: Fernanda Maciorowski
: Yanina Magrini
: Martín Maigua
: Pedro Mairal
: Pablo Makovsky
: Roberto D. Malatesta
: Marí­a Rosa Maldonado
: Anahí­ Mallol
: Malu
: María Malusardi
: Ana María Manno
: Luis Marecos
: María del Carmen Marengo
: Marina Mariasch
: Fernando Marquinez
: Marisa Martí­nez Pérsico
: Cecilia Martínez Ruppel
: Francisco Marzioni
: Claudia Masin
: Carolina Massola
: Mariano Massone
: Diego Matteoni
: Silvio Mattoni
: Cecilia Maugeri
:
Ximena May
: Mariano Mayer
: Valeria Meiller
: Graciana Mendez
: Alejandro Méndez
: Inés de Mendonca
: Verónica Merli
: Caro Mikalef
: Eduardo Mileo
: Gabriela Milone
: Florencia Minici
: Ana Miravalles
: Cinthia Mirol
: Marí­a Rosa Mó
: Ivan Moiseeff
: Juan Carlos Moisés
: Elisa Molina
: Ignacio Molina
: Fernando Molle
: Pablo Montanaro
: Esteban Moore
: Marcela Morel
: Matías Moscardi
: María Cecilia Moscovich
: Martín Moureu
: Hugo Mujica
: Eva Murari
: Guadalupe Muro
: Marí­a Muro
: Clara Muschietti
: Delfina Muschietti
: Adriana Musitano
: Alina Muszak
: Daniel Muxica
: Diego Muzzio
: Andi Nachon
: Jorge Naparstek
: Pablo Natale
: Marisa Negri
: Marí­a Negroni
: Andrés Neuman
: Marcelo Neyra
: Eduardo Nico
: Fernanda Nicolini
: Alejandro Nicotra
: Esteban Nicotra
: Mario Nosotti
: Robinson Oberti
: Daniel Oblitas
: Eloí­sa Oliva
: Carla Olivera
: Pilar Ortega
: Joaquí­n Oreña
: Lautaro Ortiz
: Juliano Ortiz
: Mario Ortiz
: Juan Ramon Ortiz Galeano
: Rafael Felipe Oteriño
: Paula Oyarzábal
: Giselle Pablovsky
: Hugo Padeletti
: Martí­n Palacio
: José María Pallaoro
:
Hansel Panic
: Peter Pank
: Daniela Pasik
: Cecilia Pavón
: Carolina Pellejero
: Inés Pereira
: Matías Perla
: Marí­a Cecilia Perna
: Martí­n Pérez
: Mara Pérez
: Verónica Pérez Arango
: Matías Perla
: Melina Perlongher
: Laura Petrecca
: Mariano Peyrou
: Paula Peyseré
: Nicolás Pinkus
: Santiago Pintabona
: Ricardo Daniel Piña
: Cristina Piña
: Liliana Piñeiro
: Rocío Pochettino
: Not Poet
: Gael Policano Rossi
: Stella Ponce
: Juan Emmanuel Ponce de León
: Mori Ponsowy
: Nico Pony
: Ana Porrúa
: Oscar Portela
: Lorena Pradal
: Claudia Prado
: Laura Pratto
: Sol Prieto
: Martí­n Pucheta
: Fernanda Puglisi
: Pablo Queralt
: Mauro Quesada
: Carina Radilov Chirov
: Olga Ravelli
: Juan Rearte
: Gabriel Reches
: Jimena Repetto
: Valeria Resenite Alvarez
: Rolando Revagliatti
: Malena Rey
: >Eduardo Rezzano
: Sergio Rigazio
: Gabriel Riobó
: Damián Ríos
: Jorge Rivelli
: Noelia Rivero
: Gabriela Robledo
: Pablo Roca
: Martí­n Rodrí­guez
: Leandro Rodriguez Jáuregui
: Gabriel Roel
: Mercedes Roffé
: Juana Roggero
: Ricardo Rojas Ayrala
: Marta Rojzman
: Cecilia Romana
: Carolina Romanó
: Natalia Romero
: Margarita Roncarolo
: Germán Rosati
: Mónica Rosenblum
: Santiago Rouaux
: Daniela Sabanes
: Carla Sagulo
: Juan Salzano
: Diego Sánchez
: Hugo Emilio Sánchez
: María Sánchez Puyade
: Maximiliano Sanguinetti
: Fabián San Miguel
: Jorge Santkovsky
: Claudia Sastre
: Andrea Sardo
: Germán Scelso
: Victoria Schcolnik
: Eric Schierloh
: Carlos Schilling
: Alejandro Schmidt
: Javier Scotta
: Carina Sedevich
: Leandro Selén
: Dante Sepúlveda
: Selva Sepúlveda
: Elba Serafini
: Marina Serrano
: Yaki Setton
: Patricia Severin
: Mónica Sifrim
: Leonor Silvestri
: Fabricio Simeoni
: Perla Sneh
: Lucas Soares
: Enrique Solinas
: Paula Marí­a Soruco
: Claudia Sosa Lichtenwald
: Federico Spoliansky
: Gustavo Stocovaz
: Osías Stutman
: Patricia Suárez
: Diego E. Suárez
: Mariana Suozzo
: Carlos Surghi
: Santiago Sylvester
: Susana Szwarc
: Alberto Tasso
: Emmanuel Taub
: Hernán Tenorio
: Valeria Tentoni
: Natalí­ Tentori
: Juan Terranova
: Mariana Terrón
: Patricio Torne
: Paula Trama
: Rafael Urretabizkaya
: Alvaro Urrutia
: Sergio Uzal
: Franco Vaccarini
: Joaquín Valenzuela
: Ana Luz Vallejos
: Beatriz Vallejos
: Cri­stian Vázquez
: Joaquín Vázquez
: Noelia Vera
: Mat­as Vernengo
: Ramiro Vicente
: Walter Ch. Viegas
: Osvaldo Vigna
: Beatriz Vignoli
: Nicolás Vilela
: Susana Villalba
: Paulina Vinderman
: David Voloj
: Florencia Walfisch
: David Wapner
: Tomás Watkins
: German Weissi
: Guadalupe Wernicke
: Laura Wittner
: Juan Xiet
: Laura Yasan
: Gabriel Yeannoteguy
: Paula Yende
: Victoria Yoguel
: Marina Yuszczuk
: Ezequiel Zaidenwerg
: Lila Zemborain
: Ana Zemborain
: Edgardo Zotto