OSCAR PORTELA

mencionado por:

Luis Benítez

menciona a:


Luis Benítez
Cesar Bisso
Elida Manselli
Beatriz Schefer Peña
María Julia de Ruschi Crespo


Poética:


"Escribo para olvidar", digo y aquél
se extravía en este axioma.
paradojal es todo, hasta el destino
de los muertos que forman parte
de la memoria de los vivos.
Sigue pues tu camino. Él se adelanta a ti
y te espera, con dudas y presagios,
felicidad y olvidos.

Oscar Portela


Poemas



Iluminado


Porque te dieron luz en corazón y mente,
Porque a la mar te destinaron Dioses
Que hablaron en tu cuna , soberanos,
Y a tempestad y vientos y desiertos,
A hielos y al infierno de los Otro destinaron
Tu suerte: por eso estás aquí varado entre
Corales, gimiendo entre los fuegos de las aguas.

Odiseo escuchó tu canto mítico, de monstruo
Solitario entre las rocas y te avisto sirena, profecía,
Escarnio de los Ángeles celestes: Nada de esto Eras

Sino solicísima soledad purgando penas
Y pidiendo a los Otros y a los Astros la dulce muerte
Que al amor condena. Por que el infierno
Son los Otros entre sueños, en las aguas, los hielos,
Los Desiertos y es la soledad el palio del Oro

Que te legaron los que te quisieron: Así que soportar
Es todo, todo, oh iluminado duende inaccesible,
E imposible dormir entre el escarnio
De tanta soledad y amarga pena.

Oscar Portela
19 de mayo del 2006





PREGUNTAS




Después de tanto tiempo. No es medida
El tiempo. No lo es. Después de tanta
Espera. No es magnitud la espera. No lo es.
Después de tantas muertes, crucifixiones,
Duelos, porque te busco así, tu mi asesina,
Mi doloroso envío, el acicate de mi sed
Que cede ya a la búsqueda insaciable
De tanto cruel espino, vana pregunta estéril
Sin medidas, salvo mi ya no estar, aquí ni ahora.

¿Porque continuar entonces, porque, porque
Buscarte como el asilo con que curar
El miedo de estar así, bañado en goce
Y expuesto a rayos y tormentas con que
Parió mi madre esta mi suerte?

¿Porque negarme, porque negarte cuando
El gallo canta, azul deseo, herida que redime?
¿Porque creer que el sueño, la feroz huida
De la jauría que una vez me quiso, me salvará
De tanto luto, desolación y vida?

¿Porque creerte muerte, porque el nepente
De tu paz daría sosiego y paz al alma mía?

Y sigo preguntándome entretanto me
Envuelve densa bruma.

Oscar Portela
29 de mayo del 2006





LO DICHO




Simulacro de un mar evaporado.
Y encallados los buques
Como cuervos en un desierto cruel
No imaginario. Nadie podrá secar
Un mar cuando el desierto es la posada
Sobre la cual moras y el lenguaje
En que posas es la arena que el viento
Ahora borra. No hay nada que decir
Ni que agrega ,los titanes
Lo han hecho y de nosotros queda
Solo el eco de un misterio manchado.
Nuestras frágiles formas en el desierto
Toman formas grotescas cuando
Llega el crepúsculo: Ni himnos ni elegías
Para Dioses ya muertos y aquel
Que intenta el canto es solo espectro.
* * *

:: commentarios:: 36
At 18 abr. 2007 23:22:00, Anonymous Anónimo : dijo...

Oscar Portela por Luis Gregorich


“Lo que parece caracterizar a la poesía de Oscar Portela, en una primera aproximación, es el lúcido encuentro de la pasión con la racionalidad. El suntuoso y sensual lenguaje de sus poemas, como ocurre con muchos poetas mayores, casi siempre se ve matizado, controlado por una chispa reflexiva. Leerlo y descubrir sus intertextos, en los que cabe toda la poesía moderna, implica enfrentarse al conflicto, nunca totalmente resuelto, entre la trasgresión y el orden”. Luís Gregorich


Luis Gregorich, Ex Secretario de Cultura de la Nación , Ensayísta y Crítico de Historia de la Literatura fué además Vicepresidente de la Sociedad de Escritores Argentinos y Director del Suplemento Cultural del Diario "La Opinión" de Buenos Aires.




Oscar Portela en su último poema por Joaquin Meabe

Aquí esta el oscar Portela vuelto sobre lo más intenso, profundo y conflictivo. Esto sí, vale la pena. El artificio no es malo y el ingenio tampoco, pero nunca son suficientes. Hay poesia para entretener y otra para pensar. Y allí, en está útima se coloca "En Carne Viva". Y tiene buena compañía, sobre todo en esa
ininterrumpida tradición que arranca de Homero (el viejo Homero que todavía cuenta para los que se creen dioses y que se degrada en la autosatisfacción de la impotencia que de golpe se les impone como ocurre con Agamenón frente a la evanescente furia de Apolo) y que alcanza su cumbre en los tras grandes trágicos y luego reaparece en el siglo de oro español, en Shakespeare y por
cierto hoy en Holderlin y Kafka. Esta es la compañia de en "Carne viva".

Dr Joaquin Meabe- Filosofo. Ensayista. Catedrático.
UNNE DE CORRIENTES

 
At 20 abr. 2007 01:27:00, Anonymous Anónimo : dijo...

OdA a LUZ-BEL

Por OscaR PortelA



Tú fuiste su gemelo. La abierta
Herida en su costado. Y aquel no
Soportaba la visión de si mismo
Reflejado en tus Ojos de clarísimo
Mar. Como ladino amante
Despechado te arrojó de su lado.

Ya deyecto. Olvidado. Ya sin alas
Con la in-saciada sed de los
Desiertos sobre los secos labios
Vigilado que fuiste. Oh clara
Luz Osada. Y entregado a ti
Mismo y al abismo sin fondo
Fuiste el hijo de Titanes
Y Dioses ultrajados.

En el lejano exilio
Decidiste abrir la pepa del
Conocimiento y el jardín de lo
Oculto se reveló a tus ojos

Más El no estaba ajeno a tus
Designios. La libertad increada
Que sembrara fue su sombra
Y su pena. La abierta herida
Que sangraba de su seco
Costado. El infierno de Dios
Sobre esta tierra.

Más tú multiplicabas tus deseos.
Los desiertos tornaban-sé vallados.
La mar multiplicaba peces. La tierra
Trigo. Y el sutil tentador transfigurado,
Fue su carne en tu carne:
“Sed a no malo” tú exclamaste.

Ya olvidado de todo.
¡Ay! perseguido por la iracunda
Saña de aquel. Tu mismo hermano.

Y olvidado de todo fuiste reo.
De nuevo el mundo fue tu cárcel.
Y expurgaste inocente aquella sangre
Con finitud y pánico.

Ahora el mal triunfaba.
Triunfaba Dios sobre LUZ-BEL.

El hombre. Solo un ángel vencido.
Derrotado por la envidia del Otro.
De su hermano.

OscaR PortelA
________________

 
At 21 abr. 2007 01:59:00, Anonymous Anónimo : dijo...

“Nosotros no pasamos.
Es el amor quien pasa. Y es su
Sombra quien huye en pos de otros veranos.”

Un saludo afectuoso desde la tierra luminosa de Andalucía…Gracias de nuevo.

Comentario de arandanilla —


Oscar:

Imágenes que conllevan a la visión del desposar la escritura blanca (virgen). Un poema desde el inicio sumamente sugestivo.
Saludos, Maria Eugenia



Oscar Portela

Un volcán en estado de alerta.

Por María del Carmen Suárez.

Respiración, jadeo entrecortado en la planicie natal, cuenca, caverna primigenia, ” Golpe de Gracia” es un nacimiento, poesía de origen y poemas quebrados como la sofocación luego de una lucha encarnizada, palabra forzada hacia un sitio de entendimientos.

Portela escribe “mientras avanzas, retrocedes”,. Es el avance hacia la vida y un retroceso a la memoria de la “primera gesta del deseo del sueño del color”, o contradice esa imagen para testimoniar qué “Nunca se regresa al lugar del cual se parte”.

Vaiven entre posibilidad y deseo de retorno a los reparadores asilos, a la “adolescencia, infancia, aún / indemnes a las incitaciones del terror de la locura de la noche más honda’.

Libro de rupturas, de huecos, de silencios ; poemas previos a la demarcación real, anteriores a la forma, segmentados por la visión múltiple, más allá del concepto y más cercanos al abismo del vacío, poemas movedizos, hechos de tembladerales y territorios de soledad y deseo.

La obra de Oscar Portela se ha ido armonizando, llegando a condensar la sugestión de la palabra desnuda y desde este paraje insinúa y golpea con la luz de su fuego interior. Golpe de gracia es un volcán dormido en estado de alerta, similar a un animal registrando la posibilidad de ataque.

De éste modo nos mantiene en vilo , nos cerca desde una orilla donde la soledad entre ‘bronces de lilas/ sobrevolando otra vez/ lo que fue, no será y volverá”. Se fundando sitios: “oh, reparadores asilos”, imágenes terrenales y derivas, deseos perseguidos desde siempre”.

Nudo, centro, corazón de su poética, estos versos, condensan los hilos secretos de su recorrido de vorágines. Tiempo detenido en el éxtasis del cuerpo que es palabra, vuelta hacia las explosiones del universo primordial, y “exaltación de sombras móviles, espejismos de otras superficies”. Momentos en que avizora la compleja fundación del misterio.

Rabdomante, ermitaño, o exaltado testigo de la modernidad , Oscar Portela salta desde el desierto de las salinas de su pueblo, ( Loreto en Corrientes ), hasta la imagen del fin de un siglo, que quiebra, destruye y repara. Oro y deshechos, hojas marchitas y raíces nuevas, rotación de cuerpos sólidos y vacuidad en llamas, misterios encandilando y ocultando.

Portela registra, olvida y re-construye, altera y mezcla, se sumerge en los ríos ignotos de la palabra, buscador de potentes garras, de persistente rastreo, en el sombrío universo creador de gemas, a pesar de la torpeza de la mediocridad y el tedio cotidianos.

Oscar Portela es en suma un poeta que incita, nos abre a la gracia de la plenitud del verbo, creando de éste modo en forma continuada un paraje de luces y sombras, transformando su poética a medida que avanza, sobre el fulgor de la visiones que lo asedian.

Desde “Senderos en el Bosque”, Portela ha elaborado una trama poética que cursa toda su obra. Los libros se sitúan sin embargo en una zona intermedia, entre sol y oscuridad, en el deseo y la huida pánica del pensamiento, que le permitieron escribir : “alza la muerte dulcemente/ las palmeras radiosas de la vida”.

Se mueve pues en esa territorialidad que es un lento “drenaje de las pesadillas’, como él mismo afirma.

Es una escritura ceremonial, una formula de alquimia, que busca el fulgor de la sombra, la repetición del origen, del nacimiento o del renacimiento en la poesía.

La búsqueda del verbo que lava y purifica, de la palabra que borra la separación y que constituye un retorno al desierto ilusorio.

En esa red, Oscar Portela apresa la fuerza del deseo que diluye lo temporal, anula la individualidad, liberando hacia un campo de unificación con el Universo. De éste modo pudo escribir: “Pero más puramente en el olvido blanco/ estalla la memoria y lo consume todo”. En el vertigo de la propia historia, del yo profundo, solo el lenguaje restituye por medio del itinerario mágico de la palabra primitiva. Esta es su patria. El salto desde el deseo hasta la fuga hacia el lenguaje, que aprisiona lo que ya a acontecido, y lo vuelve a alumbrar, a dar a luz.

Oscar Portela zozobra en las aguas de la revelación: “Mientras avanzas retrocedes/ y no esperas sino el golpe de gracia/ donde no buscas el poder de los nombres/ la salvación ni el perdón/ sino aquello que sangra en la conciencia de la imagen/ que te convoca al borde del infinito”.

Certeza pues del hecho que se esfuma, desaparece el resplandor que arrasa y diluye, el amor que culmina.

Esta poesía brota de la vivencia, de un tiempo natural donde el paisaje es por primera vez visto y nombrado. “La Selección poética/ Selection Poetíc”, publicada ahora por “Correo latino” no hace sino confirmar - reuniendo un pequeño puñado de sus poemas y algunos de los muchísimos inéditos -, lo que venimos sosteniendo desde hace tiempo, a partir de un dialogo fructífero e intenso con su obra: la visión de una textualidad aprisionada en el deseo y la vigilia del que desde ese puente atisba el Universo, el silencio del grito y el atajo de lo innombrable.

CONSIDERACIONES FINALES

De éste modo la obra de Oscar Portela es un bello y solo libro, una mirada original y profunda que nos deja en un remolino, donde podemos encontrar la primera piedra, el primer sonido, el primer pliegue de los cuerpos.

Poesía iniciática, pues irrumpe desde una honda travesía por los senderos de la vida, del limite, de los bordes, para hallar el sentido.

Lealtad al cuerpo - como dijimos en otro comentario -, al derroche ilimitado de la naturaleza, el poeta crea un espacio partiendo del buceo más hondo, carnal, unificando el sueño y los espejos, lo palpable y lo invisible, como lo puramente virtual.

*/Poéta, novelista, ensayista y periodista maría del Carmen Suarez es una de las figuras más destacadas de la renovación de la poesía Argentina de la generación del sesenta.

Romance

poema

Oscar Portela

Hoy tengo ganas de morir. ¿Hay algo mas

Definitivo que morir? . Jaca negra. Luna roja.

Yo nunca llegaré a Córdoba.

Pena negra. Pena sola. Estoy triste

Por la pena que no abandona mi sombra.

Cuerpo de la pena negra. Rayos de la luna

Roja. Dejad éste cuerpo herido y que se

Desangra a solas. No hay brazos que me

Contengan ni alas que el viento absorba.

Yo y mi sombra. Yo y mi pena.

Danza y muerte. Duelo y sombra.

Así vivimos la vida. Condenados a estar a

Solos. Y esta pena tan oscura que

No me deja morir

Para descansar a solas.

Tengo mi balcón abierto.

Tengo mi caballo

Absorto. Pensativo con los cascos

Y sus encordadas crines

Para guitarra española

Abandona pena augusta. Pena -cielo,

Pena a solas este corazón vacío que ya

No tiene corolas.

Dejad la flor de este mirto

Deshojarse entre las voces

Que huyen hacia el crepúsculo

Donde me espera ella. Sola.

Oscar Portela*/

Poeta argentino contemporáneo.

A Federico García Lorca

A Rafael Martos Sánchez.



Aclaración al poema “En carne Viva” nombre de una canción popular de Rafael Martos.
Este poema no está dedicado a ninguno de los amigos que rescataron fraternalmente
mi obra ensayística y poética para una posteridad que será siempre diferida.

Pero quiero rendir homenaje a mis amigos de La Red en las figuras de Pedro Martínez, del equipo de la Lupe (Milagro y Ugo) ,de Estela Guedes, Emilia, de Ketty Lis, Vera Luz Laporta, de Pepe Alborés,de Jaime Serey, de Patrick Cyntas y tantos otros estos años en los que me han concedido una vida epilogada.



EN CARNE VIVA

POR OSCAR PORTELA

“Tanto penar para morirse uno”
Miguel Hernández

¿Conocéis vosotros las grandes ardentías

de las vastas llanuras

cuando el fuego que purifica

se propaga para volver ceniza

las antiguas pasturas y así dejar

crecer lo verde bajo la ciega

luz de la canícula? ¿Conocéis vosotros

el corazón atormentado presa

de los incendios del amor? ¿El corazón

que sangra en las noches

de insomnio abandonado a la

intemperie de la ira del Dios de la

pasión?

Trémula, trémula, vibra

la pregunta para vosotros que sabéis

de la nieve y de la cárcel de la nieve.

Del paso de los años y la incuria

de saber extinguirse en brazos de una

pasión inútil. Si, vosotros sabéis.

¡Ah, vosotros, los grandes llanurales

donde el amor corría hacia

nocturnos astros para llenar de luz

el corazón de las tinieblas!.

En carne viva el corazón

ahora solamente esperamos.

Música de las grandes esferas

Y solitarios sabemos que el goce

Es el minuto efímero y que el cielo

Jamás se funde con la mar.

Ah, vosotros frágiles en vuestra

Osadía de ser la luz

Castigada por las manos del hombre.

Dejar crecer las hierbas nuevamente

En vuestros corazones.

Que no importen la penuria

del tiempo. Los duelos ni la muerte.

La vejes y el exilio.

Nosotros no pasamos.

Es el amor quien pasa. Y es su

Sombra quien huye en pos de otros
veranos.

Oscar Portela

Corrientes. Argentina

16 de abril del 2007

Abel y Edna

Mis testigos.

 
At 22 abr. 2007 01:53:00, Anonymous Anónimo : dijo...

LOS ADAMITAS

POEMA DE

OSCAR PORTELA

A Luisa Mercedes Levinson
María del Carmen Suárez
Y Leonor Calvera.

Adán Desnudo. Desnudo el Mar retrocedido
Ante tanta hermosura. Medida es la belleza
Mas tu hermosura es impiedad y es todo.

Los ojos del venado te contemplan
Azorados. Tan pura es la visión que el animal
Y el ave, las aguas y los vientos, el cielo
Donde reinas se demoran contigo.

Tan pura es la virginidad del cuerpo
Que rompes tu la aurora cuando aquella despierta.

Abre tus verdes ojos como algas y mueve
Tus ligeras pestañas arqueadas como plumas
Giradas hacia el cielo o entórnalas si quieres.

Donde tu frente es amplia como verde pradera.
Luce la otra estrella.

Tiemblan las fosas de tu nariz de ave levemente
Aquilina. Y la declinación
De pómulos hacia entreabiertos labios
Donde el mundo y su gloria deponen su osadía.

La tarde avanza lenta hacia extrema barbilla.
Y en la punta del iceberg encuentra un solo
Artista la perfección eterna. La visión
Enloquece. Cuello de aéreo cisne
Que baja hasta los hombros
Como los ferreos arcos que sostienen la tierra.

La áurea espalda baja hasta cintura- junco
Donde concentra el todo su alimento terrestre.

Y el monte el monte el monte
De tus dos nalgas prietas como estremecimientos
De Islas del Egeo.

Muslos que los delfines y orfebres
Encontraran quiso emular el héroe.

Y tu tórax de acero que define
Tu vientre de caderas
Que juegan las fugas de un concierto.


¡Adán, Adán desnudo en un día primero!

Ninguna desnudes tan desnuda como ésta.

Tu sexo de paloma erguido entre las piernas.
Y tú reinado aquí en éste mundo nuestro.

Este es el paraíso y ésta tu luz austera.

Oh palmera a la vera de una mar suntuosa.
Este es el paraíso. Y tu mano contiene los frutos
Que aquel día tú comiste sin vernos. Nosotros somos
Frutos. Tu sed y tu hambre todo.

Nosotros poseídos de tu rayo celeste.
Nosotros Adamitas siempre te fuimos fieles.

Estas tú, rey de un orden de amores. Y nosotros tus siervos.
Solo tú desnudes vela la gracia eterna.

Danos tu cuerpo entonces. Poséenos postreros
Que el grito de un amante
Es un hijo perfecto.

Oscar Portela
21 de abril del 2007
Corrientes. Argentina




Su poema, me pareció hecho para respirarlo, disfrutarlo y
"sufrirlo"y me hubica frente a un poeta para respirarlo,
disfrutrarlo,"sufrilo" y pensarlo.Este poema suyo alberga
la belleza que un lector humildecomo yo sabe apreciar y
degustar.

Un fuerte abrazo,
Alberto Hernández.
Venezuela

 
At 11 may. 2007 01:17:00, Anonymous Anónimo : dijo...

Los pies
donde todo comienza
poema de Oscar Portela

a mi amiga Arandanilla

Veo ascender núbil empeine
Como el monte del Kaukaión
Desde los finos dedos coronados
De nácares y las ajorcas en los tobillos
De tus pies Oh Apolo. Humano al fin
Con las frigias sandalias ceñidas
A las ondulaciones de las suabes plantas
Con que pisas esta grávida tierra.

Oh tú, aéreo,
Alado como el pájaro que sube por tus ebúrneas
Piernas talladas no en el mármol de Fidias
Sino en ébano puro. Oh Dios
De la belleza y la armonía.

Clava tu flecha en mí.
Entrégame en herida el corazón mortal
Que sangra y besa tus pies perfectos
Cual frutos bendecidos por rocíos de un alba
Más clara que el deseo.

Eros pende desde
Auroras primeras sobre tu corazón
De acero. Y se hace duende en tus alados
Pies perfectos como urnas que ocultan
Las simientes de todo.

Acá comienza el todo.
En los arcos que al vértigo trasmiten
Los latidos del corazón que escucha.
Los llamados que invocan. Las grafías de
Las manos que hablan.

Aquí comienza
El beso que se deshace como amapola
Entre tus blancos muslos y se levanta
Luego y cae nuevamente en las azules
Fuentes donde el mirlo parlotea sin pausas.

Nada más bello que los pies más
Etéreos. Y nada más desnudo en cuerpo
Humano, transido de la nostalgia de lo eterno.

Atrio los pies. Asustadas palomas.
Flores de nieve.Mueves los dedos. Cantas.

No hay cintura perfecta sin pies alados.

¿Hay lo sabéis vosotros? Las manos son racimos
Que coronan el reinado donde todo se posa.

Y el cuello aéreo y la sacra cabeza
Con mirtos coronada. Beso tus pies ahora. El duende
Me trasmite las pulsaciones de un daimón
Que duerme y despierta en la danza.

Es éste el ritual.
No hay amores sin danza. No existe Eros sin los pies
Del Dios que danza y los cuerpos
Que renacen de sus propias cenizas

Y acá el conocimiento de todo ser comienza.
En el dedo meñique y su aro de bronce.
Canto a tus aires. Al laúd de tu cuerpo hermoso
Como la renacida aurora.

Tu reinas para siempre
Sobre todo lo umbrío. Triunfa tu luz. Tu cuerpo triunfa.
Y en la magnolia de tu sexo luces la eternidad del mundo.

Oscar Portela Corrientes
mayo del 2007-05-10
Argentina.


Oscar Portela: La denúdez Calvario o Dicha
por María del Carmen Suárez

La desnudez puede ser calvario o un camino hacia la dicha,
también revelación y pasaje a otro estado de conciencia. Oscar Portela
despliega en el poema "Los Adamitas" toda su originalidad desde un
tiempo sin tiempo, en el centro mismo de un ritual antiguo y
secreto.

El cuerpo es el vehículo de conocimiento, el poeta repite una
ceremonia, accede a ese centro, a un área sagrada, fundante y
desnudo como aquellos adamitas, sólo tiene la palabra como eje,
como consagración y cima.

Escribe "Tan pura es la virginidad del cuerpo/Que rompe tú la
aurora cuando aquella despierta"
Celebración. Poema destilando un profundo conocimiento del
despojarse. Estar desnudo es volver a nacer, es sentir la cercanía y
la frontera con el otro.Es estar en la más profunda soledad.

"Nosotros poseídos de tu rayo celeste" escribe. Sí, celebración
de los cuerpos , ritual que ahuyenta la muerte.¨Portela resume,
quizá , en este poema toda su poesía, ]Está el paraíso buscado, el
origen, el paisaje y la indación constante en su yo más profundo,
en su erotismo.

La creación es el camino de este poeta argentino, originial,
único, implacable en su desnudez interior, en su dedicación plena al
arte sublime de la poesía.Quizá como conjuro para que no se cumplan
dos líneas del maravilloso Luis Cernuda "Tierra, tierra y deseo/una
forma perdida".

 
At 22 may. 2007 00:21:00, Anonymous Anónimo : dijo...

Oscar Portela en la Memoria
por Ana Emilia Lahitthe

y un Poema Olvidado
de Oscar Portela

Queridísimo, no podés tener idea aproximada de la alegría que me dió el artículo de Abel Posse en La Gaceta. Te consta que desde un comienzo, cuando eras sólo un adolescente insoportablemente genial y desvelado, tuve la alegría de contarle a tu madre lo que estaba segura que tendría que ocurrir con su hijo escritor y de su ya excepcional, memorable Poesía.

También tenemos recuerdos sin duda intacto, de cuanto nos regalaste con la deslumbrante invitación abierta para vivir tu Corrientes natal, nuestro Corrientes (y en ésto va el indestructible abrazo con nuestro Madariaga).

Todo cuanto Posse ahonda y certifica desde su alto juicio actual, ha sido vivido por mí, no en lejanía, sino en distancia no buscada, por esa lealtad natural de nuestra extraña relación interior, que no en vano abarca las décadas transcurridas....

Por eso, ahora me limito a abrazarte así, esperándote siempre.

Por lo mismo, te pido que si te es posible todavía, me dés la inmensa alegría de llegarte hasta La Plata, tal cómo yo desearía hacerlo regresando a aquellas playas doradas de Empedrado...

Un inmenso abrazo.


Ana Emilia Lahitte




Y un poema olvidado


POEMA OLVIDADO
Por Oscar Portela

a Enrique Acuña
y Martha y Pepe

Cesad cigarras vuestros cantos. La constrictora boa
Del deseo yace en letargo.
Y sueña definitivamente.

El misterio del sueño palidece frente a la fría
Herida causada en el mortal
Por la envidia de un Dios.

Haz tú también silencio y calla.

Callar debe ser tu destino
En horizontes donde se eclipsa en habla.

Y todo se derrumba en noche oscura y caos
¡Más todavía cantas!

Callad cigarras. Respetad sus memorias.

No hay augurios de piel adolescente
Ni estrellas anunciadas. Cesad cigarras vuestros cantos.

Un melancólico crepúsculo declina ya
Mientras la boa duerme.

Y a lo lejos. Solo a los lejos se encienden las pupilas
De un llamado.



Oscar Portela.
Loreto. Corrientes.
Enero del 2007.


epílogo

OSCAR PORTELA POR EL DR. JUAN ARCHIBALDO LANÚS


Gracias por tus poemas y ensayos Oscar,

Tus poemas y ensayos son un programa para entender los que pasa y son un diagnóstico de lo que se alejó del bien o la canción de un idealista como Discépolo que emitió un grito de desesperación con esa sensulidad de una deseo de verdad que como siempre nos ofrece una luz que enciende nuestro entendimiento y una chispa para alumbrar la conciencia dormida de quienes aceptan aún que lo que pasa sucede en el mejor de los mundos .

Lejos de los esteros y del Paraná te saludo y felicito por tu esfuerzo constante

Un abrazo
Archie


Dr. Juan Archibaldo Lanús
Ensayísta y Diplomático.
Representó a la Argentina
En Ginebra y París entre
otros destinos.

Buenos Aires.
20 mayo 2007

 
At 14 dic. 2007 22:41:00, Anonymous Anónimo : dijo...

OSCAR PORTELA EN CARNE VIVA
POR LAURA TRIBBIA

En carne viva, una obra con más aire y poesía diáfana.





El reconocido autor correntino presentará su nuevo libro en Buenos Aires.La presentación tendrá lugar el lunes próximo, en el Café Literario de Josefina Arroyo.

Un nuevo trabajo de Oscar Portela está comenzado a ver la luz tímidamente. De aspecto tranquilo y con una mirada que mira fijamente a su interlocutor, el reconocido escritor habló de su nuevo libro.

Hoy se llama “En carne viva”, pero mañana quizá se me puede ocurrir cambiarle el titulo, comentó el poeta, quien con más de cuarenta años con las letras supo ver el mundo desde otra óptica.

El próximo 10 de diciembre presentará su nuevo libro de poemas en el Café Literario de la Ciudad de Buenos Aires, con la dirección de Josefina Arroyo. Además anunció que en el 2008 lo hará en esta ciudad.

El escritor afirma que esta obra está signada por un importante giro en su visión del mudo: “La desacralización del mundo en todos sus aspectos me llevó a cambiar un poco el tipo de poseía que venía haciendo, la gente que conoce mis poemas, quizás se sorprenda al leer este poemario”, afirmó.

Muchos me caracterizan como un escritor dramático, pesimista, yo creo que genero mucha controversia en las sociedad”, reconoció Portela. Habló de su obra, de aquellas cosas que fue observando para escribir.

“En esta época se está produciendo un fenómeno excepcional que toca a los íconos, del star- sistem, por el cual los modelos se convierten en estrellas de cine, sacándole el lugar a las actores profesionales, en este libro le escribí algunos poemas a esos modelos”, explicó sin adelantar más detalles.

VIEJO Y FEO

“Estoy viejo y feo”, se califica entre risas un hombre al que la vida le enseñó a escribir. Afirma que dice lo que piensa, en todo momento y en todo lugar, “eso hizo que en más de una ocasión me tomaran de loco”, comentó el poeta con una sonrisa en su rostro.

Al mismo tiempo se calificó como un hombre solitario y exigente. El escritor afirma que Corrientes es una ciudad que ha retrocedido mucho en los últimos años en todo lo que tiene que ver con la cultura. “Hay muchas cosas que hacer, se deben crear lugares donde los chicos puedan aprender diferentes artes, porque los jóvenes quieren aprender pero hay que reconocer que no existen espacios donde hacerlo”, admitió quien por muchos años tuvo la oportunidad de ser director de Cultura de la Provincia.

Sólo el tiempo puede proporcionar la perspectiva acerca de si una obra refleja o no “el espíritu de los tiempos”, afirma el poeta. Portela habla de este mundo en el que vivimos que nada tiene que con aquellos tiempos de su infancia en el campo de sus padres, donde los libros fueron su gran compañía. “Hoy los chicos están alienados en video-games de Internet, sin ver el mundo que los rodea y lo que es peor, sin verse a sí mismo”, indicó.

Con su hablar pausado como pensando las palabras para que tengan un orden perfecto, el escritor, que nació en una casita de campo en el centro de la provincia, habla del cambio en su escritura, y de como sin darse cuenta, los paisajes de su infancia se fueron impregnando en sus poesías.

“No le suelo escribir directamente a mi provincia, pero casi sin darme cuenta por debajo de los textos está siempre presente, nunca me había dado cuenta. Pero, hace no mucho, un escritor amigo me lo hizo notar”, admitió.



Portela y sus nuevos poemas:





La Piel



Por Oscar Portela



A Marily Morales Segovia





No Johann, no es “gris el árbol de la vida



y gris el árbol del conocimiento”: aquello que da



y florece conoce de la muerte la osadía de ser



un breve instante y en el amor bebe del cáliz de



la muerte como yo renazco del ocaso en la piel



usurpada del amante.





Quien conoce es el cuerpo.



Gramática del cuerpo del deseo y la magia de



poros abriéndose a la luz, al agua y a los rayos



que golpean las puertas de ser monadas



solo concientes de saberse ostras: es el viento



que nos lleva hacia el otro.





Los extraños camino y los acaecimientos



del azar quienes nos abren



a nosotros desnudos en el otro:





¡Oh fiestas del “candor”!.



¡Oh turbulentas siestas del verano!



¡Oh Deseos y goces, zureos de palomos en



vacíos alfeizares y la luz, la luz que tú pedías



en el cuerpo y las piernas del amado!





En el beso se enciende la amapola y



del conocimiento todo arde la vida que se extingue



en muerte para volver a sí misma



en eterno retorno de lo mísmo.



Es deseo de ser más ser



y más deseo: cuando el poro de la piel



se seca, cuando se seca el agua de la fuente,



cuando el poniente corre hacia los astros



hay vida todavía y habrá vida en esta



exangüe entrega de un cuerpo al otro



para hacerse uno.





La noche del invierno y el



poniente corre hacia las playas y mareas.





Allí duerme el delfín el la bahía. Y aquí en los



inmensos lagunares la garza blanca milagrosamente



se posa en el lapacho florecido y la quietud es todo.





Reposar en el cuerpo del amante hombre-delfín,



águila y leopardo para heridos en la lucha



órfica renacer al espacio de lo “otro” que es un viento



inasible, un mano de espuma,



una dulce mirada que es entrega y libre donación,



que es interrogación, plegaria y llamado a ser más



de lo que soy ahora que solo canto



y memorado digo lo que fui, lo que di,



dejándome fluir en líneas que son también deseo



y luces del conocimiento de la muerte.





Si me despido es porque se que estuve aquí



y en una extraña tarde no olvidada bajo un río de olvidos,



besé al amado en un extraño rito de iniciación



y entrega bajo el agua del río.



¡Ay! Y no ceso de crecer hacia lo hondo,


desde ese momento.





Oscar Portela

 
At 21 dic. 2007 19:41:00, Anonymous Anónimo : dijo...

Despedida del 2007,

poema de Oscar Portela

Hacia el Fuego

Poema de

Adiós al 2007

A Pedro Martínez

Arrojadas al fuego las memorias

los almanaque todos

aspirando solo al frío

espectral de lo no sucedido

y esperando sin esperar

heme aquí en este ruedo

de vida-muerte

como el viudo insomne

píncipe de Aquitania

"sin laúd constelado"

ni estrellas en el cielo

zurcidas por las manos

de un niño-dios que juega

hacer del universo

miríadas de deseos,

y un miura en mi costado

muge solo en los sueños,

y el traje de alamares

se tiñe de la sangre

de la roza que antaño

floreció en los jardines

sin los porqués

de un tiempo

que nos lleva y nos trae

como la mar incierta

"siempre recomenzada":

ay este "hablar de lo eterno

y las edades muertas"

o el "llorar a Adonais"

cubierto ya de hiervas,

son el cierto destino

de un libro que es el cuerpo:

cuando la edad provecta

nos resigne a la nada

"alma mía gentil"

da mi saludo a Pedro,

y di entonces

"¿quien marcha

entre la violeta

y la violeta"?

"¡Palmas! ¡ y la dulzura

de una vejes de raíces"

donde purificado

por las ánimas áureas,

yo me elevo a lo alto

de un " prístino holocausto"

con voces silenciosas

que moran en espejos

Oscar Portela

Corrientes Argentina

21 de diciembre del 2007

 
At 24 feb. 2008 17:37:00, Anonymous Anónimo : dijo...

José Geraldo Neres

Leyendo “Claroscuro”



de Oscar Portela




“O sangue baixava pelo morro e os anjos a procuravam, mas os cálices eram de vento e ao fim enchia os sapatos”.



Federico García LORCA

Toda a noite combati com um anjo - na sombra de um exército estéril - Poucas lágrimas, poucas palavras.

Nos olhos uma dança coral com secretos demonios, a fragilidade humana era um canto de sangue caindo fora do tempo.
As horas; entulhos do tempo rodeado de serpentes. Na caverna de uma música perdida - minha boca se encontrava com as notas cortadas de toda a poesia andaluza - Corpos de pele exaltada nos misterios que torturam o vento. São olhos labios que presidem os espelhos, que vivem nas águas do silêncio.

Nas portas do pátio de sua alma - com golpes de ira - dançaremos com Cronos. A boca guiará seus passos; ao naufrágio. Boca de preces e bênçãos, e na minha cintura o fogo dos deuses exilados. ¡Oh senhor, e em mim só cresce o deserto à que me condenaste!

Sou o corpo do menino que desafía o sol e entra no escuro bosque com as ardidas naves do verbo proferido pelo desejo do outro que fui. Sou o vôo dos anjos sem palavras, e que ágora cantam a canção do esvaziamento. Na pálida dança (o único vigía, a última testemunha do inferno) a mão a guiar esta sombra que a morte não presencia. As aves vão migrar noutro coração e as flores são as aves que agora me abandonam; são os crucifixos dos meus olhos. Passo de dança que não atinge o presente! Serei eu; um espectro? ¿Ou a grande voz do deserto que cresce? Toda a noite combati um anjo em meu cavalo branco.

¡Meu coração de menino matou o cavalo com o qual atravessava os sonhos! ¿Não era este meu lar?

José Geraldo Neres
Lendo “Claroscuro”

de Oscar Portela

 
At 12 mar. 2008 02:49:00, Anonymous Anónimo : dijo...

CARTA A PEDRO M. MARTÍNEZ


Poema de Oscar Portela


Pues si me he de morir

Que sea en este lecho

Donde se esgrafió mi sombra.



Amables almohadas. Dulces sábanas

Y un sahumerio en el estar pequeño.



Algún lirio que alumbre

La oscura noche deste estío.



Y alguien que vigile tras las puertas.



Cuando el aliento expire trashumante

Y en soledad y humo se convierta

Se abran mis puertas y ventanas



Para que llueva nuevamente

En el Sahara. Y ello es todo.



Con nuestras muertes

Florecen las plegarias “ y el mundo que

Nos queda” es pura fuerza.



Ya no meditaremos sobre túmulos.



Y esto es todo Pedro lo que quiero.

Atentamente te saluda el espectro

Que sueña en las sabánas.



Oscar Portela

Corrientes 4 de marzo de 2008






:oops: :( :cry:

Querido Oscar,

Gracias por tu poema: es de lo mejor que debes haber escrito. Poesía pura y clásica sobre un tema eterno. ¡ Es perfección de verdad, tema y lenguaje!

Gracias.

Abel Posse

 
At 1 ago. 2008 02:38:00, Anonymous Anónimo : dijo...

EL RAYO Y EL AMANTE POEMA DE OSCAR PORTELA
oski2


Jul 29, 2008, 3:06 PM



Reportar Abuso


EL RAYO Y EL AMANTE
Poema de Oscar Portela

Relámpago. Cielo cárdeno y fulgido
Que silencia voces sobre la tierra.
Trueno . Voz de la ira. Lavas y cenizas
Sobre la mar que cierra sus oídos
Al clamor de los Dioses.

Rayo que timonea el Universo.
Amor que nos silencia como el relámpago,
Nos ensordece como el corno del trueno
Y nos vuelve cenizas sobre la tierra pálida
Como el rayo que timonea los cuerpos
Desnudos sobre la hierba de una arcadia.

Solo un instante y lo eterno se esfuma.
Morir yo soberano no poseyendo ni entregandome
Sino dejándome fluir en la estación de la inocencia
Cerrando el círculo sobre el desnudo cuerpo del amado.

 
At 7 ago. 2008 22:47:00, Anonymous Anónimo : dijo...

EL VERBO Y LA CARNE POEMA DE OSCAR PORTELA

EL VERBO Y LA CARNE

POEMA DE OSCAR PORTELA



A BRUNO SANTOS





De que luz primigenia. De que auroras
Nacidas al amparo de vulneradas muertes.


De que amarillas lunas ahogadas por el agua
De lagos primordiales como los elementos.


De que silbidos áureos que presagian
El transito del caos a la armonía cósmica
El alfarero inaugural hizo tu cuerpo de la arcilla
Más pura desta tierra, oh Bruno a torbellino y a
Magia condenado. Tú eres la tierra adolecida
De toda la inocencia de un devenir sin deudas
Y el milagroso azar que nos corona con recia
Aristocracia del más audaz deseo de la especie.




¿Que alfarero y chaman mojó sus dedos en las
Dolientes viseras de un pájaro para
Amasar tus labios, ánforas que contienen toda
Las endechas del mundo? ¿Que coreutas osados cantaron
El nacimiento de tus formas cinceladas en ébano
Cubiertas por tu carne trabajada en arcilla
Santificada por la aurora de América?




¿Que chaman te bautizó en la cuna de verde césped
Humedecido por el rocío del alba primigenia?


¿Que sinuosos ríos de montaña dibujaron tus caderas
Que huyen de las manos del hombre y de todo poema?.
Y tus desnudos muslos que envidian las efigies
Y rompen los harapos de humanas vestiduras
Para surgir desnudos y perfectos como la melodía
Que los vientos ponen en las florestas para que todo
Asombro bañe la hermosura de un Dios que esperará
La hora de bendecir el suelo que nos toma y tomará
Nuestros deseos todos para quemarlos en la hoguera
Del amor deseado y devolverlos a la tierra fértil
A la que pertenecemos los mortales y dioses
Que embellecen las horas de los días terrestres.



No hay templos para ti, oh Bruno, ni poemas que no se rompan
Por que eres mas bello que el verbo convertido en palabra.
Porque tú justificas todo el dolor del mundo.
Tu belleza es el premio y la eternidad del oro.




El dolor dice pasa pero el goce quiere contemplar tus fulgores.
La eternidad efímera del búcaro que no puede morir
Y vuelve eternamente como los dioses de la tierra que son
El salmo de la tierra misma y tu su encarnación oh Bruno Santos.

( A mi amigo Víctor Sánchez Hernández)

 
At 17 ago. 2008 02:10:00, Anonymous Anónimo : dijo...

El origen eternamente metamorfoseado vuelbe de la mano del mito de Eros y el Eterno Retorno del deseo. Oscar Portela


BELLEZA PLENA

POEMA DE OSCAR PORTELA

DEDICADO A MARCO DA SILVA

Intocada y bárbara belleza. Luz de luna

Sacrifícial y sangre en los colmillos

Del hombre que aún es leopardo. Y el

Poeta un venado que pasta torpemente cuando

Ya la posesión es sangre y la carne gramilla

Entre los dientes marfilinios del dios del sacrificio.

Pues sacrificio es Eros. Y un no domesticado dios

De belleza inaudita que ignora los sonidos de

La lira toma de este rapsoda la luz primera

0 el alba que a si misma se nace – y lo devora todo

Como el jaguar devora al cervatillo. Y no hay dolor

En este sacrificio tan hondo como la muerte

Que completa la vida : el rapsoda ya es el :

Trasmutado que fue de los cantos al sinuoso

Mundo que subyace en la pulsión de vida

Que es sangre y carne y hostia de la tierra.

¿Pues de de donde escapaste Marco da Silva

Hombre y jaguar – dios del ras de la tierra tan bello

Como las alboradas que pare en sol cuando escondido

Esperas a tu madre la luna ? Ninguna belleza

Tan áspera y tan brutal, tan indomesticada como

La tuya Marco ? Tu boca cual pila bautismal salva

Al poeta de la mera grafía y lo trasporta al grito

Del primer nacimiento. Mientras devoras

Lo que soy renazco y soy el poeta que ruge

En la indómita alba tan lustral como el tiempo

Que se espacia y soy cuerpo y laberinto y senda

Tu intocada belleza brutal como las auras esta aquí

Para decirme que el origen repite la semilla

Y que el alba es la primera alba. Pues todo se refunda

Eternamente en el Eros que sangra entre tus dientes

Y renace en el primer poema que es este que escribo ahora

Como si fuera el último y primero.


Poema también dedicado a
mi amigo Benoit Pivert a Paris

 
At 21 ago. 2008 19:10:00, Anonymous Anónimo : dijo...

TRIPTICO INTEMPORAL


Escombros

Oscar Portela

El mas inhospito de los huespedes
habita ahora mi corazòn;
escombros y más escombros
sobre el norte de la soledad
donde se incuba el huevo de la
serpiente que engendrò fuera de
tiempo mi alma. ¿ Mas que hacer?
Horror es todo que llenò de infantil
alegrìa el podre que ven ahora
mis ojos. Vacuì el amor que llenaba
las horas que se hicieron
presas del vampiro de los sueños.
Ay! Vivir eternamente para ver
la esteril repeticiòn de las horas
y la degradaciòn inutil de las formas.
Dormir, dormir
bajo el peso de la soledad y los
escombros del tiempo,
el veneno que la vil espada
pone en el corazòn ya sin asombro
de treiciones y humillaciones
maldecidas. Demasiada soledad
sobre mi soledad, demasiados espectros
sobre los espectros, demasiados duelos
sobre los duelos, demasiada intemperie,
sobre la intemperie,
que alla en Elzingor
fuè un tiempo el azur y la alucema.
Sobre el horror lo informe.
Dormir, dormir, rodeado de serpientes
cuando el mundo no es ya mundo
sino silueta fulminada
de quien no a salido todavìa
de la caverna.No me digais màs adios.
Demasiada soledad sobre mi soledad,
demasiados espectros sobre mis espectros,
demasiados escombros sobre los escombros
que no hacen sino derrumbar escombros.




Espera

Oscar Portela

Toda la mùsica
que afluìa a mi boca
el lago de mi boca
los peces de mi boca
la gran mar estrellada
de mi boca
el infinito azul
perfumado de mi boca
perdidos ya
ya perdidos
el mismo ceto,
la misma esquina,
la misma desazòn
la misma culebra
sibilante de la noche,
la misma noche perdida,
con notas disonantes
y el recuerdo como el piano
de Holderlin con las
cuerdas cortadas. Eso es todo.
Cuerpos asesinados
por la pàsiòn,
manos entregadas al vacìo
de la caricia,
piel exaltada por el azufre,
todo aquì, todo enterrado
en un ahora eterno,
y yo esperando
la muerte y yo esperando.



Misterios
Oscar Portela

Misteriosos son los caminos de la vida.
Tortuosas derivas, violentas cascadas,
vientos huracanados,crepùsculos que reflejan
el vertigo el mundo y la otredad del projimo.
Y todo està en las manos, ojos labios y mùsica
que pone melodìa al corazòn y los misterios.
en las manos , los daimones y angeles
que presiden los sueños de los que estamos
hechos,
las sombras de las que estamos hechos,
auras que no disipara el azar,
ni demonios ni angeles, aunque el Dios
que preside nuestra mesa
quiera bajar de los espejos,
los espectros que viven en las aguas.

 
At 6 sep. 2008 02:34:00, Anonymous Anónimo : dijo...

“Escribir sobre lo que denominó Hanna Arendt como los orígenes del totalitarismo es hoy en día algo más que el ejercicio de una disquisición académica. No se trata solo de explicar ese fenómeno característico del siglo XX, que tuvo sus expresiones más marcadas en los regímenes totalitarios de Stalin y Hitler, sino de ver como se ha hecho extensivo a otros regímenes situados en diversas latitudes del planeta”.

Oscar Portela




El Diputado Nacional Agustín Portela y entre otros Luis Benítez, Abel Posse, Oscar Portela y Beatriz Schaeffer Peña





El Zar de la Misa Mediática, o el gran precursor.
William Randolph Hearst
por Oscar Portela


19 de noviembre de 1.924. Yate Oneida, cerca de las costas de San Diego. En su interior se celebra una fiesta báquica, organizada por el propietario del yate, William Randolph Hearst : un magnate de los medios de comunicación que posee 49 periódicos y revistas, 12 emisoras de radio, 2 agencias de prensa internacionales y 1 estudio cinematográfico, entre otros muchos negocios. Hearst es tan poderoso que su despacho está conectado por teletipo, directamente con la Casa Blanca

Fue elegido como diputado demócrata para la Cámara de Representantes de Estados Unidos por el estado de Nueva York en 1903 y en 1905. En 1904 se presentó como candidato para presidente por su partido, aunque no logró ser elegido. También se presentó para alcalde de Nueva York en 1905 y en 1909 y para gobernador del estado en 1906, pero nunca se alzó con el triunfo.

Mientras tanto Hearst continuó acrecentando su imperio periodístico hasta controlar en 1927 una cadena de 25 periódicos en las principales ciudades de Estados Unidos desarrolló la International News Service, una agencia de prensa.

¿Que importa pues, que la parábola lucida e intensa, acerca de la soledad del poder, del fracaso como ultimidad de todo proyecto humano, perpetrado por Welles en esa obra maestra que sigue siendo “Citizen Kane”, se nutra solo de los aspectos auténticamente biográficos de un hombre a partir del cual, el mundo comenzó a girar sobre sus goznes, como si fuese el descubridor de algo que sería el principio o el corolario, de lo que hoy llamamos cultura planetaria o globalizada, y que haya al mismo tiempo este haya sido el maestro de este modelo seudo-republicano, que oculto bajo la máscara de la democracia, mienta otras formas de totalitarismo – el de los “manss-media” - operadores de otras formas de esclavitud y de dictadura y de aquello que Heidegger llamaba “el acodo de lo público : lo privado”?

Orson Welles sabía a lo que se arriesgaba y bastó que Hedda Hooper visionara el copión de “Ciudadano Kane” para que Hearst lograra impedir que la película no se estrenara durante más de un año, hasta que una sola sala de cine se animara a exhibirla convirtiéndola para una sector de la sociedad norteamericana, en uno de los mejores filmes realizados hasta el momento, mientras la xenofobia de los sectores conservadores, trataban de ensañarse con ella, leyendo los Editoriales de Hearst como los alemanes más tarde iban a leer “Mi Lucha”.
Los fracasos de Hersts desde el punto de vista político carecen de importancia : en sus periódicos escribía su amigo Goering, pues según el, Hitler no cumplía con lo que prometía.

Hearst, Goering y Hitler.

“Escribir sobre lo que denominó Hanna Arendt como los orígenes del totalitarismo es hoy en día algo más que el ejercicio de una disquisición académica. No se trata solo de explicar ese fenómeno característico del siglo XX, que tuvo sus expresiones más marcadas en los regímenes totalitarios de Stalin y Hitler, sino de ver como se ha hecho extensivo a otros regímenes situados en diversas latitudes del planeta”.

Además, lo que se olvida de modo común es que la necesaria desaparición de los partidos políticos o los parlamentos, que Arendt avizoró, debían tener necesariamente como respuestas tanto en el nazismo como en el comunismo, movimientos que apuntaban a su destrucción pero que cobraban forma a partir de las organizaciones mafiosas que operaban en los Estados Unidos.

Ello fue constatado por la historia, y hoy, los maestros de la propaganda masiva que busca uniformar y homogeneizar los deseos de las masas, como tempranamente lo vieran Ortega y Gasset u Spengler, tienen en Hearst al creador de una metodología en la que no interesa la megalomanía, sino el efecto inmediato de la droga de la información.

Goebels fue su mejor alumno. Hoy el planeta está cableado por este modo de comunicación.
¿Si el consiguió de Mac Kinley la ocupación o de no Cuba, que importancia tiene en un príncipe de la autopromoción ?

El capitalísmo se nutre de la información, las identidades que se saben a si mismas cuando se cumple aquello de “circulo, luego existo” : este es el “cogito” (pienso) de la edad de la desaparición del sujeto.

Rindamos pues un “homenaje” a quien alcanzara con Xanadu tales cumbres del poder, como hoy las opera Ted Turner, pero no olvidemos en esta edad de penuria, de “carencia” de conciencia crítica, del horror de lo vacuo, aquella frase escrita por Lao Tse hace muchos siglos :

“ el exceso es carencia, la carencia es exceso”, ello tal vez ponga en nuestras manos los hilos que nos conduzcan a explicarnos el porque de la violencia, no solo del hombre contra en hombre, sino del mortal contra toda presencia numinosa del libre claro que deja ser lo ente .


Oscar Portela

 
At 13 sep. 2008 22:00:00, Anonymous Anónimo : dijo...

EL ABANDONO

a Graciela Maturo

Poema de Oscar Portela


El cuerpo me abandona lentamente.

Los ardores de fragua del verano.

El tortuoso invierno. La recelosa cobra

Del deseo oculta en madriguera.

Los colores minados por la ausencia

De la piel renovada en staccato de cada primavera.


El oro en las arenas y el sueño, el sueño

De quien entra a la presencia como a un bosque de

Símbolos donde no estabas tú. No es un arca mi cuerpo.


No es chalupa siquiera: siniestrado por las tormentas

Y huracanes, siempre en desiertos, ¿como podría

Salvar algo de lo queda en la memoria de aquel

Pajaro Azul que ayer cantaba en mis ventanas?


Ah, llévame contigo hacia el poniente donde nada

Se pone, traspone el horizonte, piérdete entre las nubes

Más lejanas, atisba entre las cifras donde tal vez

Los ángeles arrullen el silencio de Dios.


¿Volverás a la tierra? Tal vez el pino enhiesto en la colina

Te espere como el rayo y el amor que te abandona ahora

O que nuca tuviste encuentre asilo entre sus ramas


Cuando lo yermo cede y en tus ojos vuelve el lapacho

A florecer serenamente.







Carta a Abel POSSE

El odio Poema

Por Oscar PORTELA


Nada conduce hacia ninguna parte y buscamos

El todo más los caminos todos llevan a lugares

Que ya viviste en anteriores vidas. Odio y rencor

A toda luz que cubra la vida del planeta. Odio al

Hielo denudo. Odio el odio de los desiertos dátiles y vientos.

Odio al final todo espejo del alma.

Odio el mar calmo con sus mareas constrictoras

Que devuelven a tierra el detritus de las noches del Caos.

Odio el calor del odio y el desprecio que desprecia el desprecio.

Odio el Olor de la Pobreza

Y el lujo asiático de los mandarines

Que cultivan naranjos en Palmira. Odio el odio trivial.

La truculencia de las carnestolendas de la Historia.

El "gran-guiñol" desde teatro en llamas

Que tiembla sobre trivialidades y enfermos ecos

Del alma estéril del mortal que canta.

Odio al crucificado del madero. El tiempo- el limonero y

Los recuerdos. Odio con todo mi odio aquello

Que nos llama al olvido del huerto invitándonos a internarnos

En el bosque del olvido renuente.

Pues solo amo la eternidad del verbo ausente.




El Corazón o la espera del Adamita

un poema de Oscar Portela

a Friedrich Nietzsche y Jean Arthur Rimbaud



Escucha el corazón de la piedra. La estalactita

Escucha. Escucha los lamentos del viento.

El corazón de Nada escucha. Escucha: es corazón.

Y vértigo. El pino en las alturas mira el abismo

Sin temer lo oscuro. Escucha. El corazón escucha.

Asimismo se ausculta el corazón y advierte

La intemperie. La incuria. La soledad que espanta.

El incubo que nace. La muerte que despierta.

La soledad que asfixia las cometas de un cuerpo

Que fue consagración de primavera. Y escucha corazón

Las plañideras flechas del deseo.

No es este el corazón que siente.

Es grafía del cuerpo y del espanto. Escucha

Tierra el corazón que nace de tus

Propias entrañas y asciende hacia lo mudo.

Hacia el azur profano. El corazón que mira

El cuerpo de Afrodita y se convierte en llanto.



Es este el corazón llagado. La lengua es su destino.

Los labios, las plegarias, las promesas.


El proemio de una historia de amor y de un

Cuerpo sin penas. Escucha corazón. El corazón

Escucha. ¿Recuerdas las tardes del estío,

El río que no vuelve, las riberas, los árboles,

La soledad sin fin y nosotros apenas desnudos

Y sin nombres para el libro que viene?

Aquí estas corazón. Aquí tú escucha.

Tu final sin historias ni quejas ni llamados.

Escucha corazón y dime las plegarias

De una pregunta apenas. El Adamita espera.

Desnudo corazón tu escucha y pena.

El agua escucha.

Pasa y escucha las endechas del tiempo.

Las flechas con que Apolo hirió a Marcias y el canto

Con que florece el loto en las aguas del lago.

Escucha corazón. Escucha. Y dime todo. Todo.

Dame su joven cuerpo. Desnúdalo de nuevo y entrégalo

A mis cantos. A la oración primera. A las albas que Eros

Vio nacer en mi pecho. El corazón escucha. Escucha


El corazón escucha y tañe la amapola.

El lirio y la azucena. Así torno a vigilar lo pleno.

Construyo sobre escombros como Abel Posse quisiera.

Y allá en la luz astral de otro sangral poniente

Lisa sonríe a solas para siempre.

Escucho corazón. Yo escucho. Soy tuyo aún.

Aun soy primavera. Escucha en la sonata de la luna

Que llama a todos y aún espera. Espera

La vigilia de un hombre que está solo y espera

 
At 15 sep. 2008 22:15:00, Anonymous Anónimo : dijo...

Homenaje a Michael Caine
por Oscar Portela

Uno de los pocos actores en el mundo de la cinematografía que pudo dar replica a Lawrence Olivier en una obra teatral que J.L. Mankiewicz llevó a la pantalla.

Decir ahora que Caine no es solo un actor con un oficio perfeccionado por su dilatada trayectoria- lo que significaría ignorar que perteneciendo al linaje de los actores "intelectuales" a la manera de Mason o más recientemente de Iron- supera inclusive a aquellos pares ( con la excepción de Gilgud), pues su monumental manejo de todas las posibilidades de las técnicas interpretativas - por supuesto que las del teatro inglés, son sus armas - y aquí debemos recordar y homenajear a Bogarde - pues le permiten convertirse en un camaleón de la pantalla.

Alguien que puede asumir las facetas mas complicadas de la vida interior de un personaje, introyectorlas y sacarlas a luz sin utilizar más que la fuerza de la expresividad interior más honda que que es la del actor tridimensional solo pocos pueden poner en movimiento.

Careciendo del histrionismo y la vitalidad de Finney o el registro trágico de un Harris, Caine -y un actor menospreciado por Hollywood como Terence Stamp- es una de las últimas reliquias de los grandes de las escena, que nos legó la segunda mitad del siglo XX.

Solo un Klaus María Brandauer en Alemania o un Gerard Daperdieu en Francia pueden equiparársele en lo que respecta al registro interpretativo.

Empero ningún actor de Hollywood hoy - ni siquiera el mejor tiene su envergadura : mostrar como lo hace en el filme que nos ocupa estrenado en Argentina como "Siete Asesinatos" - o "La Sentencia " o mas justamente "El enjuiciamiento" a un hombre anciano torturado por los fantasmas del pasado, sereno ,y al vez encrespado por crísis de pánico,negándose a matar, pero obligado a hacerlo, es lo más difícil que puede pedirsele a un actor.

Entender que la culpa se convierta en pesadilla y que el sino trágico como consecuencia de la ambigüedad moral de una religión que colaboró con el nazismo, sean las articulaciones de la patología del personaje de Michael Caine,nos exime de mayores argumentaciones para afirmar que es una de las interpretaciones más perfectas realizadas a lo largo de una carrera extraordinaria.

Jewison lo acompaña como el buen artesano que fue siempre.

Los de aquellas década del setenta como Rafelson o Pollack, sin ser maravillas del séptimo arte, se extinguen bajo las cenizas de un volcán de efectos especiales que convierten el cine en recipiente de "video-games", y no en el canon mayor o menor, que los hombres de mi edad estábamos dispuestos a disfrutar.

Pero en estas líneas rendimos tributo a un genio y en honor suyo guardamos silencio.

 
At 29 sep. 2008 14:54:00, Anonymous Anónimo : dijo...

Publicidad

JASON MOMOA: ÁNGEL ÁMERICANO

POEMA DE OSCAR PORTELA

Tú me traes al mundo. Tú me pares entre rayos
Y lluvias y ponientes cárdenos como la herida
Del labrador. Contigo no hay sino mundo.

No hay cifras ni arquetipos sino sueños y hogueras
De pasión y guerras de sexo y hambre, y volcanes
Que rugen la osadía de estar aquí y ahora.

Tu piel tejida con auroras de soles vírgenes
No nació del Olimpo. Tu no vienes hacia ningún
Mortal con tridentes ni flechas sino con la mirada
Del demonio de la lascivia pura que alza tus negras
Cejas en arcos y hace de tu mirada, ala aguzada
De un día anterior al primer día, y de tus labios
El arcano del goce que se goza a si mismo.

Contigo no hay tumbas, arqueólogos ni etnólogos,
Sino el viento de mar de la poesía, Jason Momoa,
Moreno Ángel Americano donde comienzan las canciones
Del mundo: tú perteneces a la Isla de la Inocencia
( A la Isla llamada inocencia del devenir y el perecer)
Y el goce y todo goce de vivir y sufrir vienen de ti, bellísimo.

Humano solo humano, pero además luciferino.
Tú me tienes contigo. Contigo no estoy Muerto.

Contigo me moriré de cierto y volveré a quemarme entre
Palmas y dátiles y monos que acunarán mis sueños
Y quemaran mi piel como la tuya. Tu coral, tu océano,
Tu dios primordial y fuerza, tu todo-energía, tu impulso
Primordial, tu hacedor de palabras y de ritos más antiguos
Que todo verbo proferido. Yo soy tu verbo, Jason.

Yo el pagano vestido ya con plumas y hojas de avestruces
Bailando la danza ritual que crea y que destruye,

Yo tu súcubo, hambriento de tus labios, y aún niño
Y antes más niño y virgen sin pasado ni melancolía
De Arcas o Naufragios.

Porque tu Eres el Instante y la Eternidad que fluye
En las mareas de la sangre: Jason Momoa Angel
Americano que tienes de Tahití brillo en tus ojos y
Que me llevas más allá de los sueños que tejen la madera
Del destino, a ser el niño, el apeiron sagrado que construye
Y destruye porque tus piernas, tu cuerpo todo
De Dios terreno y poderoso, me trae el nepente del olvido,
Y bebo y cómo de tu cuerpo agua y trigo,
Y soy un pez ya en aguas del preorigen.

Oscar Portela
Corrientes Argentina
26 de septiembre del 2008

 
At 13 oct. 2008 18:59:00, Anonymous Anónimo : dijo...

LOS CLAROSCUROS DE PORTELA DESDE RIO GRANDE, BRASIL
Oscar Portela – En Claroscuro

Por Ricardo Peró Job (*)

A poesia de Oscar Portela traz o eterno questionamento dos pensadores sobre a razão de ser de nossas vidas e nossas dúvidas sobre o que ocorre após a nosso desaparecimiento. A través de metáforas e em estilo elegante, faz poesia com conteúdo incisivo, indo ao fundo de nossas almas, trazendo á tona nossos sentimentos mais secretos, medos, dores e paixões. Alucidez e a paixão se mezclam em seus poemas, numa harmonia quase inimaginável, deixando marcas profundas em seus leitores.

Com talento e criatividade, Oscar Portela vai da luz ás trevas, do brilho da paixão à escuridãom da morte e, de forma poético-filosófica, questiona aos deuses e a própria razão de nossas existência. Sua obra traz o eterno duelo entre o viver e o morrer, criando um verdadeiro torvelinho de emoções em seus leitores. Claroescuro situa o autor entre os poucos privilegiados com o dom da verdadeira poesia.

(*) : Jornalista e escritor
Catedrático de Literatura de la Universidad Riograndense, Brasil

 
At 17 oct. 2008 03:40:00, Anonymous Anónimo : dijo...

L'ABANDÓ
Poema de Oscar Portela
a Graciela Maturo

El cos m'abandona lentament.
Les cremors de farga de l'estiu.
El tortuós hivern. La recelosa cobra
Del desig oculta al cau.
Els colors minats per l'absència
De la pell renovada en staccato de cada primavera.
L'or en les arenes i el somni, el somni
De qui entra a la presència com a un bosc de
Símbols on tu no hi eres. No és una arca el meu cos.
No és xalupa tan sols: sinistrat per les tempestes
I huracans, sempre en deserts, ¿com podria
salvar alguna cosa del que resta en la memòria d'aquell
Ocell Blau que ahir cantava en les meues finestres?
Ah, porta'm amb tu vers el ponent on res no
Es pon, tramunta l'horitzó, perd-te entre els núvols
més llunyans, albira entre les xifres on tal vegada
Els àngels amanyaguen el silenci de Déu.
Tornaràs a la terra? Tal vegada el pi dreçat en el turó
T'espere com el llamp i l'amor que t'abandona ara
O que mai no vas tenir trobe asil entre les teues branques
Quan l'erm cedeix i als teus ulls torna el lapatxo
A florir serenament.


Oscar Portela

[Tradución al catalán de Joan Navarro]


El abandono

a Graciela Maturo

poema de Oscar Portela


El cuerpo me abandona lentamente.
Los ardores de fragua del verano.
El tortuoso invierno. La recelosa cobra
Del deseo oculta en madriguera.
Los colores minados por la ausencia
De la piel renovada en staccato de cada primavera.
El oro en las arenas y el sueño, el sueño
De quien entra a la presencia como a un bosque de
Símbolos donde no estabas tú. No es un arca mi cuerpo.
No es chalupa siquiera: siniestrado por las tormentas
Y huracanes, siempre en desiertos, ¿como podría
Salvar algo de lo queda en la memoria de aquel
Pajaro Azul que ayer cantaba en mis ventanas?
Ah, llévame contigo hacia el poniente donde nada
Se pone, traspone el horizonte, piérdete entre las nubes
Más lejanas, atisba entre las cifras donde tal vez
Los ángeles arrullen el silencio de Dios.
¿Volverás a la tierra? Tal vez el pino enhiesto en la colina
Te espere como el rayo y el amor que te abandona ahora
O que nuca tuviste encuentre asilo entre sus ramas
Cuando lo yermo cede y en tus ojos vuelve el lapacho
A florecer serenamente.

De Alejandro Drewes a Oscar Portela

Oscar, hermano, me he quedado simplemente pasmado, impactado es poco decir, con la belleza y el desasimiento, el desgarramiento de este poema tuyo.

Un dolor sereno sin embargo del ser que se asume como una mínima partícula en el eterno cambio de los eones, errante paso entre los velos de Maia y habitando ese escenario del casi tropico que se vuelve Universo todo al leerte, Poeta.


Y no es menos que me lo hayas enviado en una lengua que me es tan cara, la de muchos de mis poetas amados en otros momentos de mi vida.

Anclado quedo ya a la barca de estas palabras.

Un enorme abrazo

Alejandro Drewes

 
At 30 oct. 2008 04:19:00, Anonymous Anónimo : dijo...

Eros como el dios primordial redimiendo toda vida, asintiendo a la inocencia del devenir y remitiéndonos a la aurora primera antes de la aurora en un cuerpo sin órganos que debe ser colonizado.

Una escritura conceptualmente densa y a veces oscura y ritmos en donde la versificación se abre hacia el versículo el poema propone en un salto sin red la " khere" sin retorno no a la pureza sino a la inocencia de un cuerpo sin órganos - desierto primordial - que debe ser recolonizado por el verbo poético, en tiempos de errancia, de vértigo y derivas metafísicas y de errancias sin "mundo" en tiempos de penuria.

Oscar Portela


Embriaguez del desierto

poema de Oscar Portela

Carne desocultada y amanecida siempre.
Carne refugio del áspid y la alucema.

Carne donde despierta el sol y se posan
Las sombras sobre el día anterior al día
En que el desierto vio por vez primera
Sin nostalgia ninguna rodar sobre el cilicio
La negra sombra del insecto primero.

Carne portadora de la carta robada.
Carne sin destinatario ni remitos del cielo.

Carne sin húmeros ni nombres.

Solo cilicio dorado sobre la ardida piel y
El escozor del sol, “la sed”, “la sed”, que se
Exalta en la primér pulsión que conduce
Hacia el dátil y el oasis tan solitario como
Esta carne sin nombre y sin origen, aún sin
Cuerpo y órganos donde posar mirada, buscar
Refugio, ser colonia portadora de territorios
Que pidan ser colonizados por los gérmenes
Portadores de vida - el rayo- los elementos todos
Que ahora vienen hacia el dominio de la nada
Y hacen aquí su labrantío.

¡Oh carne, tierra sin nombre, desierto sin posada!

Inocencia de lo que no tiene antes ni después
Y eternamente se repite en la palabra
Que tú pones en mí, siembras en mí, oh principio
Generador de vida, belleza y fuerza,
Sin otra esfera rotatoria que hacerme tuyo
Y como el sol antes del sol y hacernos mutuamente
Desde un principio sin principio
Destinados al goce y la locura,
Destrozándonos en la afirmación
De la eterna metamorfosis de lo mismo.

Mis cenizas serán el alimento de los cuerpos
Que nuevas carnes roten y vida y muerte
Serán las aleteias del instante perfecto
Sin nostalgias de purezas profanas.

Tu piel cubierta de cilicio y de oro, tu misma
Piel dorada es la del dios que muere y solo indica
El camino de la vuelta a la gracia de la inocencia
Del devenir que fluye como fluyo desde tus brazos
Hacia el cenit de destilada sangre.

Y olvidado de todo en la anamnesis
De saberme escandido hago de toda carne
Hoja donde grabar los éxtasis de un Eterno
Retorno pues que soy el trabajo de tus días
Nícholas Lemons alabanza de lo que no
Será perdido y dios humanizado por las gracias
Que presiden los ciclos y gestaciones todas
Del juego del azar que recomienza
Cuando tú me devuelves el Ápeirón que estalla
En el cincel de oro que buriló tu cuerpo
Para hacer de mi carne un Jardín de Delicias,

Y ver crecer un niño solar del torso en el cual
Duerme ciego al horror de todo
La inocencia del mundo que tú llevas contigo.


Oscar Portela
Corrientes- Argentina

 
At 5 nov. 2008 01:37:00, Anonymous Anónimo : dijo...

"Y cuando nuestro tiempo advierta la conjunción entre sagrado y profano y la disyunción entre sexualidad y erotismo (este significa perpeción de un tiempo cósmico sagrado), entonces y solo entonces se comprenderán cabalmente mis poemas y ensayos Filosóficos, Políticos, y Literarios.

La inocencia del devenir y la fidelidad al sentido de la tierra y de la carne. La auroral y sangral ausencia de pecado y culpa, la exaltación de un cuerpo sin órganos que como el desierto del mundo moderno, espera que Eros lo fecunde en la forma más primordial posible.


Eros pues como el dios primordial redimiendo toda vida, asintiendo a la inocencia del devenir y remitiéndonos a la aurora primera antes de la aurora en un cuerpo sin órganos que debe ser colonizado.

Una escritura conceptualmente densa y a veces oscura y ritmos en donde la versificación se abre hacia el versículo el poema propone en un salto sin red la " khere" sin retorno no a la pureza sino a la inocencia de un cuerpo sin órganos - desierto primordial -que debe ser recolonizado por el verbo poético, en tiempos de errancia, de vértigo y derivas metafísicas y de errancias sin "mundo" en tiempos de penuria".

Oscar Portela


CANTO DE DIONISO

poema de Oscar Portela

A Issa.M. Martínez Llongueras
Y Jaime Serey

No habrá quejido en mí, ni nostalgiosos ayees
Resabios de pesares y “doloras”,
Ni exhalarán mis labios melancólicas notas
De pesares, caídas, vejaciones y llantos.

(¡El sol, El Sol, El sol y el Mar, son mi elemento!)

Allí gestó la Moira el laberinto y la luz
Cobró forma en la mirada que gira sobre sí
Sin transferir mis cantos a Hespérides ni Patmos
Para las que no quiere mi corazón camino alguno.

Aceptaré los dones que las Gracias
Pusieron en mis manos sin pedirlos y
Y cavaré el sepulcro incandescente que contendrán
Mis versos extraídos de la celebración terrestre de la vida.


Oscar Portela

Corrientes Argentina

 
At 14 dic. 2008 04:55:00, Anonymous Anónimo : dijo...

Oscar Portela en el Arte


OSCAR PORTELA PERSONALITIES OF THE UNIVERSAL ART


PERSONALIDADES DEL ARTE UNIVERSAL

PERSONALITIES OF THE UNIVERSAL ART



Viernes 12 de Diciembre de 2008
Año I Washington DC, Estados Unidos,

Oscar Portela

Website: www.universoportela.com.ar
Email: portelao (at) hotmail.com
Telefono: 0378315516913
Dirección Postal: Jujuy 1224. Tercer Piso Departamento “B”.
3400 – Corrientes - República Argentina
Antecentes: Ver www.universoportela.com.ar





http://personalidadesdelarteuniversal.com/uncategorized/oscar-portela

 
At 15 feb. 2009 02:05:00, Anonymous Anónimo : dijo...

BEIRON O LA REDENCIÓN
POEMA DE OSCAR PORTELA

El corazón infiel tiembla al nombrarte. Tu nombre
Es viento huracanado y tiesa el alma del mortal
Sin lengua cantar no puede ni nombrarte
Beiron frente al templo de Apolo.

Porque tú eres más. Y ni enigmas ni pitias
Que descifren misterios -admoniciones ni destinos.
Pues tú eres mundo.

Visible eres y no destruye tu belleza
A quien la mira. Tú lo redimes.
Tú lo redimes todo.

Tu intocada hermosura
De volcán redime al mundo
De sus propias miserias.

Yo soy penuria y al mirarte
Revoco toda culpa y toda miseria.
De mi camino.

Imposible que cornucopia alguna
Se vacíe de la abundancia que
De tu cuerpo surge. Tu belleza es lo pleno.

El mundo en su inocencia es el juego y la danza
De los contrarios que hacen del devenir un ephos.

Cada músculo tuyo cincelado para envidia de Zeus
Y el de sus hijos por invisibles manos
Trazan el mapa de la locura extática.

No hay simetría que se asemeje tanto
A la tensión del arco ni hermosura
Que hiera dulcemente la mano
Que se atreva a tocarte.

Pero tú estás ahí. No eres eternidad ni mito.
Eres verdad y la verdad augusta
Que engalana este mudo.

Los músculos que suben o que bajan desde
Los pies hasta la frente están hechos de polvo
Y agua más son eterno ya.

No hay excesos en la armonía con que ciñes
El cetro que corona tu frente.

Todo es ritmo que fluye de los arcos con
Que trazaron tu osatura.

La perfección de un rostro de
Donde surgen en profusión los rasgos
De un Dios terreno.

Los ojos amielados debajo de los arcos perfectos
De negras cejas. Y los labios dinteles
Para entrar a la nave de la boca mistérica
De donde surgen flores y serpientes.

Y entrambos la nariz que mide el rostro
Y lo que distribuye todo.

Los pómulos que encetán la mirada y bajan hasta
El mentón corona del maxilar que afirma.
Aquí estoy yo. Soy Beiron.

Podéis mirarme si y desearme siempre
Pues mi nombre es deseo y mi mirada gozo.

Que los poetas tiemblen al nombrarme.
Que enmudezcan y callen.

¿Quien puede describir mi torso donde
La geometría sufre el envés del misterio?

Mis caderas perfectas. Mis muslos y mis piernas talladas
Para burla del Dios por enigma del sino?

Sobre mis hombros llevo la palidez del mito.

Soy Beiron. Soy el Dios de este tiempo

Sin mirtos ni guirnaldas. Sin poetas ni liras.
No existe alguno digno de mí.
De mi belleza �?gnea.

Soy un volcan en estado de alerta.
Más toda abundancia surge de mí
Y es infinita mi belleza aunque efímera
Transformará en eterna la sustancia del tiempo.

El color de mi piel es el color del alma
De quien me ame y me cante en silencio.

No existen escribas para mí que honren mi belleza
Y se lauden de mí en medio del desierto.

Yo convivo si destruir las formas
Ni las almas terrenas.

Esta es mi casa pero soy en los tiempos de penuria
El rubí que en la frente de la ciudad caída
Enciende el fuego de la heredad perdida.

Soy Beiron Anderson. Amadme pues.
Que si me amáis redimo.


CANTO II

Beiron Andersson y el poeta

Por Oscar Portela

No se ha borrada nada. De mi alma desesperada
por la huída del Dios cuyo alimento fue
el verbo proferido hace momentos.

Por eso vuelvo. Así fue y así me quiero.

Retorno a ti mi Dios. Retorno a mi alma.
Retorno a la perdida Itaca y luz de Egeo
del cual nació la piel de lino
donde escribo la gesta desta aurora
que hoy despierta.

En ti se funden todos los deseos.
Naciste del espanto que es belleza.

La belleza que enciende y enceniza.
O enceguece al arúspice que ruega.

¡Oh tú mi Lucumón donde los pájaros
trinan sobre el follaje de tu pelo!.

El canto ya perdido hace segundos volverá
En pesadillas a los sueños.

Yo soy augur y auriga a un mismo tiempo.
Y tú la epifanía del profeta
Que esperaba hace tiempo este momento.

¿Que importan ya las tempestades y demonios?

Tú eres el Dios y yo la lira
que gime entre tus dedos.

La ajorca en tus tobillos.
La corona de mirto en tu cabeza.

Los elementos todos. Todas las armonías cósmicas
que elevas a nuevas sinfonías y latencias
tienen un nombre Beiron.

Tú eres el mar y yo solo marea.

Tu eres la tempestad yo solo un viento o una brisa
que pasa y se dispersa y este canto inaudible
de lo orféico como ofrenda.

La alborada en tus ojos resplandece.

Es lo abierto donde se encuentran solos
el poeta y su Dios cuando bendicen
lo áureo del poniente.

Baldía fue esta tierra y tú regaste el labradío
Cuando el poeta sacrificó los verbos, las imágenes.

Y la lengua truncada de los nombres con que
intenta alabarte sin hacerlo.

Si pudiera volber a la memoria que tú llevas.

Pero la muerte de la grafía teme
Al Dios que canto y borra ya estas huellas.

¡Mas no importa el vacío de la nada del aquel papiro
Que expiró en un templo porque el templo eres tú
Que renacido vuelves a toda primavera lo celeste!.

Ha llegado el momento deseado. Ya no habrá ciegos
Que no vean ni videntes que no queden ciegos
Ante la aurea visión de lo terreno.

Encarnado y sangral como un poema
te revelas al alma peregrina .

Y tú le das posada y lo bendices como bendices
todo lo que tocas con la densa hermosura de tu cuerpo.

Posado estás ahora como el pájaro que canta
sobre una rama ardida en el invierno.

Pues tu todo lo puedes.

¡Ahora mísmo puedes un poema!

Tú lejano y cercano. Tú infinito.


Y yo mortal que oficia
los augurios de otras primaveras.

Ya llevarás orlada una corona sobre la augusta
y soberana frente emergida de la negra melena
con que asientes a todo.

Y bendices lo frágil y deyecto.

La vuelta eterna es tu camino cierto.
Por el sendero que transitas
todo como la mar y la marean vuelven.

¿Como santificaste hoy denudo siempre el alfabeto
del amante mortal augur ciego y poeta?

¿Y al poema perdidoentre el follaje
de tus labios de almendro?

¿Porqué floreces hoy? ¿Por qué acaeces?
¿Que medidas de tiempo cuantifican
tus espacios y tiempos?

¿Porque la roza sin porque florece?

Así floreces Beiron.

Y en estos tiempos tórridos tú marcas
la anunciación de un infinito nuevo.

El silicio que crece será cuna de otra estrella fugas
que alumbre un poema.

Pues Beiron Andersson todo lo redime.
Y esta es la profecía de un vidente.

 
At 25 feb. 2009 23:39:00, Anonymous Anónimo : dijo...

Un Ensayo sobre la melancolía, por Oscar Portela
por Oscar Portela
Correo-e: portelao (nospam) hotmail.com
Teléfono: 0378315516913
Dirección: Jujuy 1224- Corrientes Capital- Argentina 26 feb 2009 02:18:07


Haz click en la imagen para verla más grande

{{Holderlin y Celan: un ensayo sobre la melancolía
a Estela Guedes y Patrick Cyntas}}

(“Traducimos sin tener el texto original”: Gunther Eich).

(“Y como soportaría yo ser hombre si el hombre/ no fuese también poeta y adivinador de enigmas y redentor de azar” Friedrich Nietzsche).

(“Los poetas, / aún los espirituales, / deben ser en el mundo”: Friedrich Holderlin)

Pero de que se trata entonces eso de traducir. De la ausencia de los originales – de la traza primera – se ocupo de modo extraordinario Jacques Derrida.

Se trata claro de un “legitimo” intento de apropiación de una experiencia lingüística que carece de equivalentes en otra lengua.

Es lo que ha sostenido Heidegger durante décadas cuando trató de la reapropiación latina de la experiencia griega del pensar.

De modo tal que un texto a la mano traducido – aún con la aparatología científica de la más ardua sistémica filológica – no puede asegurarnos de que estemos en presencia de la voz proferida en el supuesto original con el que batallamos.

El caso Holderlin es paradigmático: una vez más se acusó a Heidegger de apropiación “indebida” de los textos de Holderlin.

La polémica la desató Paul de Man y tardíamente intervino en ella Derrida y tomo notas de ello Beda Alleman.

Se trata por supuesto de los “Grandes Himnos” y no de los poemas de la locura. En este caso como en el Paul Celan se trata de “interpretar una sintaxis” que concientemente apunta a mostrar la insuficiencia del lenguaje para mirar el misterio con el solo ojo de un cíclope.

“El Rey Edipo tiene un Ojo de más” escribió Holderlin. Los filósofos, filólogos y gramáticos no podrían resolver un enigma que solo la Pitia envía para diversión de los Edipos de la Filosofía.

Cuando Heidegger y por motivos fácticos se lanzó sobre la obra de Holderlin lo hacia de modo sibilino.

En estas lecciones como en la magna obra sobre Nietzsche se trataba de atacar al nazismo sin que sus mentores ideológicos lo advirtieran.

No obstante como todos saben debió aclarar que la elección no se debía a la importancia que para la lírica alemana o mundial tuviese Holderlin – comparado a Dante por ejemplo -, sino que este inauguraba una edad en la que los poetas poetizaban sobre la esencia de la poesía.

Quiero aclarar antes que nada que aquello de “pastor del ser” o “pastoreo en los campos del ser”, quedó luego remplazado por la expresión “guardián de la nada”.

Nos toca hoy establecer vínculos entre la experiencia del pensar y el legado de la experiencia poética del ser en el habla poética.

A la modernidad no se puede penetrar por otra puerta que no sea la obra filosófica y poética de Federico Nietzsche: el se despidió de lo real y la apariencia, de todos los puertos a los que ninguna nave podía volber y afrontó la pregunta que aún pesa sobre el mundo de hoy.

¿Esta el hombre como transeúnte preparado para hacerse con el dominio de la tierra?.

El logos Occidental que abandonó tempranamente Holderlin creía y aún creé que sí.

La contestación de Nietzsche es que este logos nos había conducido como un boomerang hacia “el más inhóspito de los huéspedes”: el nihilismo.

Y el mismo que había tratado a los poetas de mentirosos y narcisistas termina con un bellísimo ditirambo titulado “Solo loco, solo poeta”.

Si en su primer poema el Nietzsche juvenil había escrito un poema titulado “Al Dios escondido” en el cual termina preso de esta imagen y solo para señalar curiosamente su coincidencia primera con el Celan de “Tenebrae”, en donde solo habla de la “proximidad” del hombre y de Dios.

He aquí el poema de Nietzsche:
“Una vez más, antes de que me marche
y mis miradas lance hacia el futuro,
vuelvo a elevar en soledad las manos.
Hacia ti, a quien me acojo,
a quien solemnemente he dedicado
altares en mi corazón, en lo más hondo
de él, para que en todo tiempo
tu voz vuelva a llamarme.”
“Sobre ellas arde
profundamente inscrita
esta palabra: al Dios desconocido:
soy tuyo, aunque uno más entre los
malhechores
yo haya venido siendo hasta el momento:
soy tuyo - y los lazos percibo
que en la lucha tiran hacia mi hacia abajo
y, aunque quisiera huir,
me fuerzas a servirte.”
“Desconocido: conocerte quiero
a ti que penetras en mi alma,
que mi alma atraviesas cual borrasca
¡tú, incomprensible, afín a mí!
Yo quiero conocerte, y aún servirte.”.

Es este el temprano espíritu de la melancolía, que en Celan, dado su sentido ya trágico del vacio, va a rayar en una especie de delirio melancólico.

Tempranamente debemos advertir que tanto en Nietzsche como en Celan se trata de “el señor”, del “deus absconditus” tema que nunca estará presente en Holderlin cuya melancolía se sostiene en otros parámetros.

El retorno no a la palabra única sino la ruta que conduce a lo a lo auroral, a la patria del origen: ese origen que Heidegger definirá como la “eterna metamorfosis del origen”.

Ya en su senectud y en su pueblo natal Heidegger reconocerá la imposibilidad de todo camino que conduzca a los países natales:

Francisco Madariaga, que no es un poeta que poetise sobre la esencia de la poesía e insistirá en las “comarcas dadoras de poesía” escribe brutalmente:

“Ya no tengo países natales/ solo tengo isletas voladas por el agua”.

“Patmos” comienza en la traducción de Norberto Silvetti Paz- (a las que debemos sumar el tesoro que nos legara Luis Cernuda – reapropiación digna de aquella realizada por Guillen de la poética de Valery- y la del Argentino Federico Gorbea) del siguiente modo:
Para Holderlin “Cercano está/ y difícil de aprender el Dios”. La diferencia es abismal:

Holderlin irá entonces hacia el Asia ( durante el apogeo de la estrella de la mañana Cristo, Dionisos y Hércules se hermanaran), de modo tal que el retorno de Empédocles a los misterios de la “Phycis”, pondrá a Holderlin mas cerca de Schelling que de su amigo Fichte), al cual había sugerido a grandes rasgos su “Sistema de la Ciencia”.

Solo a veces la palabra “señor” y “Dios” son pronunciados en el extenso Himno. El rayo que última a Holderlin viene no solode la ira de Apolo en la Provenza, sino de aquellos que representando el espíritu de la época no pudieron seguirlo: Hegel, Fichte, Schelling, Goethe y muchos otros.

La melancolía abrasadora que va a minar los espíritus de Holderlin y Celan son las que Nietzsche enfrenta cara a cara:

“ El desierto está creciendo/ Ay del que alberga desiertos”.

Pero a diferencia de todo poeta en Nietszche el espíritu de la melancolía va a ser una y otra exorcizado….

“¡Ah, cuán cansado estoy de todo lo insignificante que se empeña en pasar a la categoría de acontecimiento!” : (nosotros leemos la palabra acontecimiento como evento).

Nietszche va a empeñarse en superar toda concepción romántica – de lo poético: “léase esta frase como una alegoría que abarca a todo lo poético de Novális en adelante:

…. “ Muchas veces eché yo mis redes en sus mares, queriendo pescar buenos peces; mas siempre recogí la cabeza de un dios antiguo”.

Mas adelante Nietszche afirma… “creen los poetas que el que yace sobre la hierba, o en una solitaria pendiente, aguzando el oído, puede llegar a saber algo de lo que ocurre entre cielo y tierra”.

Pero en este texto nunca analizado - y que se une a la concepción de la música analizada por Mássimo Cacciari en “Crisis”- Nietszche hunde sus espolones hasta el alma pura del aeda:

“El espíritu del poeta pide espectadores, aunque sean búfalos” (la tierra opuesta al mar) y termina donde nuestro camino comienza: “Yo vi llegar penitentes del espíritu, nacidos entre los poetas”.

Nietszche se adelanta a quienes ya no se sienten seguros “diciendo en una lengua” – que no les pertenece (Celan) y que tampoco ofrece ninguna guarida a la errancia de lo que no tiene principio ni fin.

Ese origen siempre buscado tras la alethé del nombre único,que despierta la sed y con esta la melancolía, constituye ya el desierto donde la inhabitud – el morar y el construir se separan- y el hombre como transeúnte y alma sin posada (Trakl) es aún un nonato en la tierra.

La inquietante deriva sin puertos que anunciara Nietzsche, y ese invierno que viene para quedarse y temía Holderlin, interpretada por Heidegger como lo que no puede ir más allá de si mismo.

El mortal que ya no puede parir estrellas en términos de Nietszche.

Una estrella para la tumba de Heidegger

Paul Celan escribe en el cuaderno de la cabaña un ruego: …“una palabra” - la palabra – que pudiese salvarlo.

Lacoué-Labarthe interpreta que la palabra perdón es salir de sí mismo, de una mismidad que había asfixiado a occidente. Heidegger sabe que el alma de Celan está alma esta rota y lo salutífero ya nada puede hacer por el poeta: por nuestra parte dudamos

Que la palabra “perdón” nos permita salir de nosotros mísmos constituye una hipotesis pues sabemos que el tan mentado silencio de Heidegger tiene que ver con el horror del desierto que recién comienza a extenderse en toda su plenitud frente a nuestros ojos.

Celan responderá con una criptografía donde busca desesperadamente al Otro del Mismo y que Gadamer interpreta de este modo: “un tu que viene hacia mí”.

Ese “tú” que Holderlin buscaba en su peregrinaje y que lo crucifica cuando dice con claridad no encontrar “un hombre” en la Alemania del progreso de los genios y el feroz viento de la melancolía comienza a arrancar como un laúd de su alma lamentos de congoja y sintaxis rotas de su alma a fuerza de intentar romper el círculo vicioso de la nada “nadeante”, mientras Nietzsche, hasta sus últimas horas de lucidez no duda en desafiar lo que parece constituir el ineluctable destino del mortal sobre la tierra.

¿Adonde ir pues cuando el invierno viene para quedarse y dejarnos sin posada? “Ay de mi – exclama Holderlin- en el invierno,/dónde coger las flores, donde/ el resplandor del sol/y las sombras de la tierra?”.

Y Nietszche cediendo a la melancolía y ya sin patria, errabundo también levanta la voz:“Dichoso a quien el manto de una patria le cubre”.

Se trata entonces de aquello que no retorna sino en el canto de quienes intentan dejar que el nihilismo se consume a si propio.

¿Pero donde estan estos?

Ese rayó del “geist”, (espíritu) que será la linea de sombras con la que se enfrentarán los malogrados Trakl y Celan.

Pero en Holderlin se trata aún del canto alemán (Patmos) mientras en Celan trabado en lucha muerte con el rayo que enceniza, ya hay solo una nada que no es sino nonada y no la franquisia del ser que proporciona la posibilidad del evento.

Ante este cepo que enloquece y nace del propio nihilismo Nietzsche se compara a Colón:

“Hacia Nuevos Mares”:

“Allí quiero ir, aún confío/ en mi aptitud y en mi comando. / El mar se extiende abierto, por el azul/ navega plácida mi barca genovesa. / Todo resplandece nuevo y renovado, / el mediodía dormita en el espacio y en el tiempo. / Solo tu ojo -exorbitante/ me contempla ¡Eternidad!” : ( traducción Guillermo Teodoro Schuster y Juan Carlos Prieto Cané).

Y es que el camino hacia lo divino exige como pedía Heidegger que se desbroce en primer término el sentido de lo sagrado pues sagrado y divino son cosas que no deben mezclarse: de esa busqueda de la palabra única .

Hemos perdido el contacto con lo sagrado donde nacen los martirologios poéticos como los de Celan o Trakl.

A pesar de todo se atreve a decir todavía se puede escribir: “aún/ hay cantos que entonar mas allá/ de los hombres”. Como “El Canto de la Noche” del Zaratustra por ejemplo.

“Todo lo que vive está aquejado de dolor” afirma Heidegger especulando sobre Trakl.
A lo que siempre habría que responder con Zaratustra: “El dolor dice pasa/ pero el goce quiere eternidad/ profunda eternidad”.

“Eternidad –pregunta Rimbaud – “es el sol unido al mar”.

Goce no es placer: es intensidad y constante aumento de energía. Alguna vez confróntese a Celan no con el casto Holderlin sino con el mártir de la culpa que fue Trakl: escuchad pues su voz:

“Bajo pálidas máscaras acecha el espíritu del Mal. /Se ensombrece una plaza, tétrica y siniestra. /Al anochecer. Se agita en las islas un murmullo/”. (traducciones varias). Trakl

E imaginad estas visiones esculpidas con el alma de un niño por un loco:

“No todos los días”:

"No todos los días alcanzan la belleza/ Para aquel que añora las alegrías/ De los amigos que le amaron, de los hombres/ Demorándose con afecto junto al adolescente”: (Poemas de la Locura” de Friedrich Holderlin: traducción de Txaro Santero y José María Alvarez.

Mitos y logos, sagrado y profano, son uno en este origen siempre recomenzado por los poetas agonales.

Por todo ello – y no a través de la mística- ni pensadores ni poetas, ni dramaturgos pueden acabar en el silencio, porque esto sería traicionar el sentido destinacionál de toda obra.

Pues como afirma Máximo Cacciari no se trata ya de “ser para decir sino de decir para ser”. Y la poesía consiste en este desafío. Ese que a veces supo aceptar como un desfío Celan:

“Puedes tranquilamente / agasajarme con nieve, / las veces que atravesé el verano/ hombro con hombro con la morera blanca, / grito su última hoja”.

Hoy no solo los filósofos medran en la escritura poetica: “Los Cuatro Cuartetos” de Elliot no existirían sin Lao Tse o SantoTomas, de modo tal y solo como ejemplo, resulta difícil deconstruir textos edificados sobre sólidas arquitecturas especulativas.

Los filósofos en tiempos de penuria – esta acusación de Badiou está fundada- se nutren de estas experiencias, pués todavía la archiescritura es la que puede darnos una pista acerca de los “originales” que tanto busca la hermenéutica.

Mientras tanto solo tenemos ante nosotros re-escrituras, re-apropiaciones de experiencias, que nos desafían a hacerlas suyas.

Tarea ímproba. Por mi parte yo seguí las rutas de estos poetas.

Y ahora me vuelvo como el “Tesee” de Gide hacia una propuesta de fidelidad a la tierra, a lo efímero como quería Rilke, de un “búcaro de lirios”, porque siento que el retorno de la metamorfosis de lo inicial es re-iniciar lo mismo, jamás lo idéntico y los consuelos y la feroces melancolías causadas por el horror, - contra Adorno – hacen mas necesaria que nunca la exaltación de la belleza.

Aquello que Rilke expresarlo así: “Fortalecer la confianza en la muerte desde las más hondas alegrías y magnificencias de la vida y a la misma muerte, que nunca fue algo extraño, y ajena, hacerla de nuevo como a la callada cosavedora de todo lo que vive, más reconocible y palpable”: (“Epistolario Español”) o de este insuperable modo:

“Almendros en flor, la única tarea que podemos realizar aquí es la de / reconocernos, sin el menor resto de duda / en la manifestación de lo terrenal”. (Epistolario Español).

¿Pues cual es la misión del poeta sobre la tierra sino el alabar y el bendecir?:

Porque el poeta debe celebrar y celebrar significa recibir en nuestros corazones toda manifestación de lo terreno.

Pues como afirmaba el inmenso Federico Nietzsche mi corazón ( el de un poeta : “Es también una fuente que canta”.

Oscar Portela

 
At 10 mar. 2009 06:43:00, Anonymous Anónimo : dijo...

UN ADIÓS DE OSCAR PORTELA

a Christian Binderfeld

Poema de Oscar Portela

Perdido el fuego del aliento que los Dioses

Depositaran en lo profundo de mi boca

¿Adonde huir,ah decidme vosotros:

Hacia que calmos lagos donde duermen

las algas, oh vasto mundo y

abandonar mis sueños y deseos

volados hacia el invierno más letal

donde sucumbe el alma de las forma?

Gotas de sangre caen de mis ojos.

Adiós. ¿Quién habla ahora y en nombre

de que loa aún a la tierra?

Vasto mundo, vasto mundo: alguna vez

amé su cuerpo y mis voces hablaron

por su ebria alegría y mi años florecieron

repentinos como el relámpago

en sus manos transformadas en fuentes:

Una flor de lapacho perforaba mis ojos.

Restancias del deseo. Si me llamara Raimundo

vasto mundo sería apenas una rima

y no una solución.

Adiós palomares silvestres.

Todo lo noble se ha esfumado del mundo

ahora que los Dioses abandonaron

al amigo del solar y la endecha.

¿Adonde ir decidme ya vosotros

apresuradamente: no se quien soy

y la sordera hace presa de mí:

Adiós memorias. Las nauseas me devoran.

Cumplidas que fueran las tareas

encomendadas a mi ambiguo destino

me despido ahora atentamente

de vosotros: Oscar Portela

 
At 16 mar. 2009 22:05:00, Anonymous Anónimo : dijo...

Los Estados-Naciónes pueden desaparecer pero de ellos quedan los pueblos eclipsados en su identidad cultural.

Argentina pasa por la crísis más honda y profunda de su historia.

Oscar Portela


LA SEVICIA

poema de Oscar Portela



Los monederos falsos han triunfado.


Tasadores y buitres se disputan

la historia escrita tras agónicos años

en los cuales reinaran las imperiales sombras

y las luces de lanzas y de dagas

hicieran la riqueza deste pueblo:

su memoria de equívocos y duelos.


Hoy se repite el estribillo cruento:

se remata el imperio de los sueños.


¿Quien da más? ¿Cuantos denarios

cuesta la corona que conseguir supieron

los ilustres en otros tiempos de clavel y olivos?


Hoy triunfa la canalla luctuosa

con un veneno que tritura el alma.


Argentina se vende. Buhoneros, bufones,

filisteos de rasgos inconclusos

van a pulir la lapida impoluta

con estilete vil e impulso ignaro.


Aquí yacen las sobras espectrales

de antiguos remos fundadores.


Argentina se ha muerto. La utopía

que el poeta de “argentum” puso en marcha

yace postrada ahora ante tanta estulticia

y tan oscura cantinela enana:


¿Quién da más? ¿Cuántos denarios

Cuesta aqueste sueño?


¡Oh tanta ingrata y cruel sevicia?.

 
At 9 abr. 2009 23:58:00, Anonymous Anónimo : dijo...

http://viagenspelapoesiaportela.blogspot.com/:VIAGENS PELA POESIA DE OSCAR PORTELA

A finalidade deste blog é mostrar a todos, que tem o Português como língua materna, um pouco da obra deste excelente artista da língua castelhana, Oscar Portela, do qual me tornei amiga, admiradora e tradutora. Esta é também uma singela contribuição minha para unir Argentina e Brasil através das coisas belas que possuem, das diferenças e similitudes encontradas em nossos idiomas e também nos espaços geográficos, comprovando toda a riqueza da cultura americana.

 
At 19 jul. 2009 12:55:00, Anonymous Anónimo : dijo...

OSCAR PORTELA

TENGO PARA MÍ

A mi maestro Oscar del Barco
poema de Oscar Portela

Tengo para mí que soy yo mismo
la sombra que me guía y que se adensa
tras de mis ciegos pasos. Seguro estoy
de que soy aquel rapaz dueño del daimón
que promueve destinos que derivan
en la espectralidad de la intemperie-
y que sueña el reposo y sin posada,
se corona a sí mismo con espinas-
mirtos, alas de colibríes, piel de culebras-
en el vacio sótano de un castillo parlante.

Y tengo para mí la sombra del suicidio,
la ajusticiada sombra de la lumbre –
el danzarín desesperado - el bufón hecho tea-
todo lo tengo para mí, pues yo soy ese y el otro,

el otro que me espera, que no termina de nacer,
el moribundo - el nonato que finge estar aquí-
y ser el sueño de una pobre mujer en pueblo oscuro.

Ese soy y para mí lo tengo: lo tengo escrito en lápidas
de pórfido, en lenguas nunca habladas,
sobre salobres mares desecados y soy el asesino y
el amante, el ladrón y el que dona sin esperar ya nada-

Soy el desesperado que desea no desear ya más
que la desidia – el odiador del verbo y de la música-
de los paisajes que remedan espejos
lanzados como sombras al abismo de un corazón
ya muerto: soy el amanecido
y el que ignora los ciegos soles de toda aurora ausente.

Soy Villon y soy Poe y soy una elegía interminable
que susurra los nombres nunca dichos y que caen con
ellos taciturno al fondo del averno. Ay, y tengo para mí
que soy yo mismo Lucifer y Gabriel en duelo extraño.

Así afirmo que tengo para mí que las doloras de Vallejo fueron
escritas por mis lágrimas y que debo quedarme – aquí me quedo,
solo, temblando, como un ave sin nido en seca rama.

Soy el lascivo y el asceta que se desangra a solas
sin hermanos o respuestas que me confirmen en aserto
- digo que tengo para mí que soy yo mismo- y el otro- el otro-
el otro Oscar que sabe lo que calla y llora a solas-
a solas canta y el desierto mundo que se acrece aquí – como
un buque fantasma en las tinieblas sigue su rumbo
sin otro puerto que vigilia eterna: este soy yo que para
mí lo tengo. Ave de un paraíso extraño, veneno de una cobra
en celo que paraliza y mata, yo soy esto. Y aquí me quedo.

Ya sin lugar ni mundo pues los dejo a la sombra que jamás
da conmigo en el cuadrante y al otro, al otro Oscar, al que yo
espero muriéndome de frío en el averno: que extraña certidumbre
ésta que tengo y pues paro ahora mismo – el tener para mí
que yo soy este - y el otro - y los otros y los otoños lánguidos,
o las ciudades despobladas y un lejano recuerdo
que me habita: un abra y un caballo a solas y el daimón
invisible que extravía a las almas más sencillas y nobles –
la porfía y la lucha contra el viento – tengo yo para mí
que ahí nacieron.

 
At 12 sep. 2009 00:02:00, Anonymous Anónimo : dijo...

QUESTIONS
POEMA DE OSCAR PORTELA

Après tant de temps. Le temps
Ne mesure rien. Après tant
D’attente. L’attente ne mesure rien. Rien.
Après tant de morts, de crucifixions,
De deuils, pourquoi te cherché-je, tu m’assassines,
Mon envoi douloureux, aiguillon de ma soif
Qui cède déjà devant la recherche insatiable
D’une épine si cruelle, vaine question stérile
Sans mesure, à part mon non-être déjà, ici ni maintenant.
Pourquoi continuer alors ? Pourquoi ? Pourquoi
Te chercher comme l’asile où soigner
La peur de devenir ainsi, plongé dans la jouissance
Et exposé aux éclairs et à la tempête où
Ma mère enfante, est-ce mon destin ?
Pourquoi me refuser, pourquoi te refuser quand
Le coq chante, bleu désir, blessure qui rachète ?
Pourquoi croire que le sommeil, la fuite féroce
De la meute qui m’aima un jour, me sauvera
De tant de deuil, de désolation et de vie ?
Pourquoi te croire mort, pourquoi la soudaineté
De ta paix donnerait-elle la tranquillité et la paix à mon âme ?
Et je continue de m’interroger pendant que tu
M’enfouis dans une brume dense.

 
At 2 mar. 2010 08:49:00, Anonymous Anónimo : dijo...

Bitácora del Orgasmo:

NO ESPERAR
a LEVI POULTER
poema de OSCAR PORTELA

¡No esperar ya: he aquí la Eternidad.
Ingrávido el corazón en la no espera
e ilimitado el tiempo del juego con el
mundo y el destino del hombre
también sin límites, salvo el deseo,
la hybris del deseo que es la espina del corazón
mortal. Sin imites estás junto a mi,
tú quien no será ya sino la nota
de lo que habla en el recuerdo
y las voces que se guardan a sí
en el profundo abismo del silencio.
Mudo e ingrávido es el Éter y en el
libre poder de las tus manos es el juego del ser,
el deseo y la sed de niños que
abiertos a la danza del mundo, hacen de
cada instante una puerta que se abre,
de cada cielo entreabierto una diadema
en la frente de la noche, y de cada canción
sin sonido una fuente que dispensa
alegría – a pesar de la pez y la hybris-
cuando ya nada se espera, y es el tiempo
una furtiva alondra que levanta vuelo
de las cadenas de la tierra,
durante el crepúsculo del mundo
cuando apareces tú y todo recomienza,
juego del apeirón y el sexo que redime
en tu figura Levi Poulter, mas que un hombre
un dios que abre mares, albas, días,
y muestras como el juego de Eros
lo santifica todo, tú y los dones del amor
y del sexo, en la infinita entrega
de las noche, en donde las estrellas
brillan como rubíes y dejándote poseer
o poseyendo, quitas la cruz de la pesada tierra.
Nadie mas bello que tu en el universo.
Y nadie que trasmute la lascivia de tus perfectos
genitales en rubíes que penetren en nuestros
cuerpos como tu boca, tu entera sed,
tus ansias de infinito y de muerte, cuando
te vuelcas penetrado hacia la estrella roja
y encuentras finalmente la palabra uno.
Porque tu Levi haces que amantes en la tremenda
entrega sean uno contigo entre tus brazos,
y tus piernas perfectas cuando beso tus pies y mi boca
se abre a los fanales más secretos de tu cuerpo.

 
At 9 jun. 2010 19:48:00, Anonymous Anónimo : dijo...

MISERIA

poema de OSCAR PORTELA


Tanta miseria venida de la penuria

de no sabernos frágiles mortales,

“tal estrellas fugaces que ignoran el

sentido del dolor, y tanta soledad que se fuga

de sí tras la anónima sombra de multitud vacía,

sin arcas en ningún desierto,

tanta violencia flamígera huída de lo inacabado,

“hubrys” de una voluntad que solo se sabe a si misma,

y tanta bastardía de quien es huérfano de si

en la escala de un verbo donde todo

se ha dicho ya: hombres pequeños

de parpadeos y saltos en medio



de un medido destierro y verdugo

de la condición de los aromas

y sus nombres, Ah vosotros, que carecéis

de nombres y de casas, y tanto destierro entre tinieblas

de encenizados soles, abandonados ya

a la extinción del fuego en la incuria del neón

y así nunca saber de donde venimos ni hacia donde vamos.


*/ a Patrick Cintas y Benoît Pivert

 
At 9 dic. 2010 01:25:00, Anonymous Anónimo : dijo...

RESURRECCIÓN

poema de OSCAR PORTELA

a Chris Farrell


Saber que soy tú tumba. Dentro de mí te mueres
Con un vago gemido o con un grito y despiertas
Después lanzado hacia la aurora como un dardo.

Ah, sentir que mi cuerpo te contiene y somos uno
En la soberanía de sentir la muerte y asfixiarme
En tus brazos, y ser depositario del deseo de vida y muerte,
Pariéndote en la música de mi estrenado corazón

Yo nuevo – renacido en deseo – bañado en alba
De deseo de lunas y de soles, quemándome en tu piel
Y ya fundido en desmesura de soberanías
No tener otra patria que la muerte y la resurrección
Eterna de un orgasmo.

 
At 24 feb. 2011 04:05:00, Anonymous Anónimo : dijo...

DITIRAMBO PEQUEÑO

de OSCAR PORTELA


Mi corazón como un dátil maduro
Presto a caer sobre ardientes desiertos
Sin moradas ni patrias solísimo y moreno.

¿Se atreverían inocentes manos a levantarlo
De inhóspitos parajes?.

a River Viipery

 
At 7 may. 2011 21:47:00, Anonymous Anónimo : dijo...

LA CARRERA
poema de OSCAR PORTELA

En mitad de la noche mi corazón se ahoga.
Y el indómito potro cae vencido por la ardiente
carrera que conduce hacia el alba. La muerte lo sorprende.

Y hay temblor en sus músculos cuando abre sus ojos a la oscura
tiniebla de los sueños. La razón apacigua la angustia de esperar
y consagrar la ostia que es misterio al olvido de duelos y doloras.

La sincopa se aleja.Y nuevamente entrega el noble músculo
al círculo vicioso de la noche para continuar remando
hacia un círculo incierto. ¿Adonde vamos Dios mío, adonde vamos?

La soledad en mitad de la noche aúlla como un lobo: es certeza
y es duda, es fría fuente, y es infierno esta ardiente carrera.

El polvo de los sueños que atraviesa la sístole se borra poco a poco.

¡Ah desbocado corazón, potro indomable sigue esperando pues
por la luz de aqueste amanecer aún remoto!

 
At 21 ago. 2011 09:00:00, Anonymous Anónimo : dijo...

CONJURO
poema de OSCAR PORTELA


Negro perro de la soledad: yo te conjuro.
Muerde mis carnes negro perro de la soledad.
El humo te acompaña y tras de ti vienen a mí
ejércitos de licántropos sedientos de poder y de sangre.

Negro mastín de la soledad yo te conjuro, impreco maldiciones,
hosannas, y dejo que la lengua de fuego de tus caninos de marfil
tallen los húmeros de mi alma y salmodien el alba del maldito.

Siniestra hiena de la soledad, perro, mastín, dingo perdido
en el arco vencido de mis tribulaciones, ven a mí y llévame
entre tus fauces de fuego como al niño que entre-sueños gime el dolor del alba
no nacida, ah negro perro de la soledad, yo te conjuro.

 

Publicar un comentario



::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::: : ::Foro 1::
: ::Foro 2::
: ::Foro 3::
: ::Poesía sonora/visual::
: ::Encuesta::
: ::La poesía y Macri::
: *agenda
: *links
: *prensa
: *avisos
: *concepto
: *contacto
: *créditos
: ºtwitter
: ºfacebook
::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::: : Florencia Abadi
: Florencia Abbate
: Inés Acevedo
: Javier Adúriz
: Diego de Aduriz
: Osvaldo Aguirre
: Roberto Aguirre Molina
: Tomás Aiello
: Fernando Aí­ta
: Carlos J Aldazabal
: Manuel Alemian
: Marina Alessio
: Selva Almada
: Gustavo Álvarez Nuñez
: Ma. Paula Alzugaray
: Lucas Amuchástegui
: Pablo Anadón
: Marí­a Teresa Andruetto
: Héctor Miguel Ángeli
: Elena Anníbali
: Román Antopolsky
: Fernando Araldi
: Mercedes Araujo
: Paula Aramburu
: Marimé Arancet
: Carlos Ardohain
: Germán Arens
: Teresa Arijón
: Martín Armada
: Laura Arnes
: Jimena Arnolfi
: Mario Arteca
: Raúl O. Artola
: Alfia Arredondo Orozco
: Rudy Astudilla
: Jorge Aulicino
: Marita Balla
: César Bandin Ron
: Carlos Barbarito
: Trinidad Baruf
: Sandro Barrella
: Verónica Barrionuevo
: Ignacio Barsaglini
: Carlos Battilana
: Domitila Bedel
: Jacqui Behrend
: Gabriela Bejerman
: Pablo Bellido
: Bárbara Belloc
: Luis Bení­tez
: Timo Berger
: Milena Berlatzky
: Concepción Bertone
: Isabella Bianca
: Sebastián Bianchi
: Salvador Biedma
: Francisco Bitar
: Mariano Blatt
: Osvaldo Bossi
: Nicolás Wekil Braessas
: Jorge Brega
: Alfonsina Brión
: Orlando Van Bredam
: D.J. Buenmozo
: Gerardo Burton
: Daniel Buschi
: Juan Carlos Bustriazo Ortiz
: Luciana Caamaño
: Susana Cabuchi
: Víctor Toty Cáceres
: Gabriel Caldirola
: Laura Calvo
: Fernando Callero
: Nicolas Cambon
: Lilián Cámera
: Silvia Camerotto
: Fernando Caniza
: César Cantoni
: Clara Canzani
: Diego Carballar
: Oscar Cares Leiva
: Patricia Carini
: Martín Carlomagno
: Marcelo Carnero
: Mónica Carozzi
: Germán Carrasco
: Cristian Carrasco
: Gabriela Carrión
: Gustavo Caso Rosendi
: Walter Cassara
: Fernanda Castell
: Florencia Castellano
: Santiago Castellano
: Horacio Castillo (h)
: Soledad Castresana
: Alejandro Castro
: Silvia Castro
: Carolina Castro
: Esteban Castromán
: Susana Cella
: Verónica Cento
: Mariana Chami
: Lord Cheselin
: Martina Cianis
: Javier Cófreces
: Vanina Colagiovanni
: Jorge Consiglio
: Macky Corbalan
: Silvina Costa
: Ricardo Costa
: Juan Alberto Crasci
: Laura Crespi
: Aquiles Cristiani
: Aní­bal Cristobo
: Graciela Cros
: Alejandro Crotto
: Federico Crowe
: Cuqui
: Miguel Culaciati
: Andrés Cursaro
: Marcelo Cutró
: Silvia Dabul
: Franco Dalcomo
: Victoria D`Antonio
: Pamela De Battista
: Juan De Lapala
: Sergio De Matteo
: Tamara Demiryi
: Carlos Descarga
: Juan Desiderio
: Ariel Devincenzo
: Valeria De Vito
: Ana Claudia Díaz
: Marcelo Díaz
: Bruno Di Benedetto
: Celeste Dieguez
: Sofía Di Leonardo
: Selva Dipasquale
: Jorge Dipré
: Ignacio Di Tullio
:
Mariana Docampo
: Nicolás Dominguez Bedini
: Lara Dominguez
: Mercedes Mac Donnell
: Valeria Dubinowski
: Matias Ducart
: Lucí­a Dussaut
: Roberto Echavarren
: Sol Echevarría
: Rodolfo Edwards
: Carlos Martí­n Eguí­a
: Teresa Elizalde
: ná Khar Elliff-ce
: Cecilia Eraso
: Jorge Leónidas Escudero
: Santiago Espel
: Susana Espí­ndola
: Eduardo Espósito
: Francisco Erian
: Carolina Esses
: Dolores Etchecopar
: Norma Etcheverry
: Federico Falco
: Miguel Fernández
: Analía Fernández Fuks
: Paola Ferrari
: Horacio Fiebelkorn
: Estela Figueroa
: Daniela Fiorentino
: Diego A. Fleischer
: Valeria Flores
: Laura Fobbio
: Patricio Foglia
: Javier Foguet
: Jorge Fondebrider
: Facundo Fontela
: Natalia Fortuny
: Gastón Franchini
: Beto Frangi
: Florencia Fragasso
: Gabriela Franco
: Silvana Franzetti
: Daniel Freidemberg
: Romina Freschi
: Javier Galarza
: Damian Galateo
: Bárbara Gallotta
: Ivana Gamarnik
: Francisco Garamona
: María de la Paz Garberoglio
: Griselda Garcí­a
: Esteban Garcí­a
: Juan Fernando Garcí­a
: Marí­a Garcí­a
: Selene Garcí­a
: Franco Gargiulo
: Miguel Gaya
: Marina Gersberg
: Guillermo Giampietro
: Amalia Gieschen
: Gigio
: Dolores Gil
: Iris Gimenez
: Analía Giordanino
: Carlos Godoy
: Cynthia Gómez
: Jonas Gomez
: Santiago Gómez Asensio
: Rubén Gómez
: Mercedes Gómez de la Cruz
: Julia Gonzalez
: Lisandro González
: Sebastián González
: Matí­as González
: Gustavo Gottfried
: Patricio Grinberg
: Irene Gruss
: Alejandro Guerri
: Ricardo Guiamet
: Ana Guillot
: Javier Guipponi
: Rosana Gutiérrez
: Mercedes Halfon
: Sebastian Hernaiz
: Hernan
: Ricardo H Herrera
: Emilio Herrera
: Tomás Horovitz
: Belén Iannuzzi
: Lorena Iglesias
: Valeria Iglesias
: Silvia Iglesias
: Juan Diego Incardona
: Fabián Iriarte
: Carmen Iriondo
: Josefina Irurzun
: Virginia Janza
: Alfredo Jaramillo
: Patricia Jawerbaum
: Paula Jiménez
: Reynaldo Jiménez
: Federico Joaquín
: Carolina Jobbágy
: Alejandro Jorge
: Gerardo Jorge
: Estela Kallay
: Nurit Kasztelan
: Pablo Keyes
: Milagros King
: Ileana Kleinman
: Marina Kohon
: Adriana Kogan
: Rita Kratsman
: Andrés Kurfirst
: Ana Lafferranderie
: Hernán La Greca
: Matías Laje
: Luciano Lamberti
: Luciana Lamothe
: Verónica Laurino
: José Luis Larroca
: Anahí­ Lazzaroni
: Marcelo Leites
: Ana Lema
: Julieta Lerman
: Germán Lerzo
: Rosa Lesca
: Flopa Lestani
: Marí­a Paz Levinson
: Gerardo Lewin
: Andrés Lewin
: Luisa Fernanda Lindo
: Natalia Litvinova
: Santiago Llach
: Ana Llurba
: Laura Lobov
: Mauro Lo Coco
: Olga Lonardi
: Marí­a Eugenia López
: Julián López
: Mariana López
: Hernán Lucas
: Marí­a Lucesole
: Juana Lujan
: Luis Luján
: Liliana Lukin
: Luciano Lutereau
: Vicente Luy
: Karina Macció
: Fernanda Maciorowski
: Yanina Magrini
: Martín Maigua
: Pedro Mairal
: Pablo Makovsky
: Roberto D. Malatesta
: Marí­a Rosa Maldonado
: Anahí­ Mallol
: Malu
: María Malusardi
: Ana María Manno
: Luis Marecos
: María del Carmen Marengo
: Marina Mariasch
: Fernando Marquinez
: Marisa Martí­nez Pérsico
: Cecilia Martínez Ruppel
: Francisco Marzioni
: Claudia Masin
: Carolina Massola
: Mariano Massone
: Diego Matteoni
: Silvio Mattoni
: Cecilia Maugeri
:
Ximena May
: Mariano Mayer
: Valeria Meiller
: Graciana Mendez
: Alejandro Méndez
: Inés de Mendonca
: Verónica Merli
: Caro Mikalef
: Eduardo Mileo
: Gabriela Milone
: Florencia Minici
: Ana Miravalles
: Cinthia Mirol
: Marí­a Rosa Mó
: Ivan Moiseeff
: Juan Carlos Moisés
: Elisa Molina
: Ignacio Molina
: Fernando Molle
: Pablo Montanaro
: Esteban Moore
: Marcela Morel
: Matías Moscardi
: María Cecilia Moscovich
: Martín Moureu
: Hugo Mujica
: Eva Murari
: Guadalupe Muro
: Marí­a Muro
: Clara Muschietti
: Delfina Muschietti
: Adriana Musitano
: Alina Muszak
: Daniel Muxica
: Diego Muzzio
: Andi Nachon
: Jorge Naparstek
: Pablo Natale
: Marisa Negri
: Marí­a Negroni
: Andrés Neuman
: Marcelo Neyra
: Eduardo Nico
: Fernanda Nicolini
: Alejandro Nicotra
: Esteban Nicotra
: Mario Nosotti
: Robinson Oberti
: Daniel Oblitas
: Eloí­sa Oliva
: Carla Olivera
: Pilar Ortega
: Joaquí­n Oreña
: Lautaro Ortiz
: Juliano Ortiz
: Mario Ortiz
: Juan Ramon Ortiz Galeano
: Rafael Felipe Oteriño
: Paula Oyarzábal
: Giselle Pablovsky
: Hugo Padeletti
: Martí­n Palacio
: José María Pallaoro
:
Hansel Panic
: Peter Pank
: Daniela Pasik
: Cecilia Pavón
: Carolina Pellejero
: Inés Pereira
: Matías Perla
: Marí­a Cecilia Perna
: Martí­n Pérez
: Mara Pérez
: Verónica Pérez Arango
: Matías Perla
: Melina Perlongher
: Laura Petrecca
: Mariano Peyrou
: Paula Peyseré
: Nicolás Pinkus
: Santiago Pintabona
: Ricardo Daniel Piña
: Cristina Piña
: Liliana Piñeiro
: Rocío Pochettino
: Not Poet
: Gael Policano Rossi
: Stella Ponce
: Juan Emmanuel Ponce de León
: Mori Ponsowy
: Nico Pony
: Ana Porrúa
: Oscar Portela
: Lorena Pradal
: Claudia Prado
: Laura Pratto
: Sol Prieto
: Martí­n Pucheta
: Fernanda Puglisi
: Pablo Queralt
: Mauro Quesada
: Carina Radilov Chirov
: Olga Ravelli
: Juan Rearte
: Gabriel Reches
: Jimena Repetto
: Valeria Resenite Alvarez
: Rolando Revagliatti
: Malena Rey
: >Eduardo Rezzano
: Sergio Rigazio
: Gabriel Riobó
: Damián Ríos
: Jorge Rivelli
: Noelia Rivero
: Gabriela Robledo
: Pablo Roca
: Martí­n Rodrí­guez
: Leandro Rodriguez Jáuregui
: Gabriel Roel
: Mercedes Roffé
: Juana Roggero
: Ricardo Rojas Ayrala
: Marta Rojzman
: Cecilia Romana
: Carolina Romanó
: Natalia Romero
: Margarita Roncarolo
: Germán Rosati
: Mónica Rosenblum
: Santiago Rouaux
: Daniela Sabanes
: Carla Sagulo
: Juan Salzano
: Diego Sánchez
: Hugo Emilio Sánchez
: María Sánchez Puyade
: Maximiliano Sanguinetti
: Fabián San Miguel
: Jorge Santkovsky
: Claudia Sastre
: Andrea Sardo
: Germán Scelso
: Victoria Schcolnik
: Eric Schierloh
: Carlos Schilling
: Alejandro Schmidt
: Javier Scotta
: Carina Sedevich
: Leandro Selén
: Dante Sepúlveda
: Selva Sepúlveda
: Elba Serafini
: Marina Serrano
: Yaki Setton
: Patricia Severin
: Mónica Sifrim
: Leonor Silvestri
: Fabricio Simeoni
: Perla Sneh
: Lucas Soares
: Enrique Solinas
: Paula Marí­a Soruco
: Claudia Sosa Lichtenwald
: Federico Spoliansky
: Gustavo Stocovaz
: Osías Stutman
: Patricia Suárez
: Diego E. Suárez
: Mariana Suozzo
: Carlos Surghi
: Santiago Sylvester
: Susana Szwarc
: Alberto Tasso
: Emmanuel Taub
: Hernán Tenorio
: Valeria Tentoni
: Natalí­ Tentori
: Juan Terranova
: Mariana Terrón
: Patricio Torne
: Paula Trama
: Rafael Urretabizkaya
: Alvaro Urrutia
: Sergio Uzal
: Franco Vaccarini
: Joaquín Valenzuela
: Ana Luz Vallejos
: Beatriz Vallejos
: Cri­stian Vázquez
: Joaquín Vázquez
: Noelia Vera
: Mat­as Vernengo
: Ramiro Vicente
: Walter Ch. Viegas
: Osvaldo Vigna
: Beatriz Vignoli
: Nicolás Vilela
: Susana Villalba
: Paulina Vinderman
: David Voloj
: Florencia Walfisch
: David Wapner
: Tomás Watkins
: German Weissi
: Guadalupe Wernicke
: Laura Wittner
: Juan Xiet
: Laura Yasan
: Gabriel Yeannoteguy
: Paula Yende
: Victoria Yoguel
: Marina Yuszczuk
: Ezequiel Zaidenwerg
: Lila Zemborain
: Ana Zemborain
: Edgardo Zotto